Argelia bajo presión para negar cualquier boicot turístico a España

En su guerra comercial contra España, Argelia pierde el norte. Los posavasos se suceden, pero sus composiciones no son las mismas. Tras la operación, el pasado 10 de junio, sobre la congelación de cualquier procedimiento de domiciliación bancaria para la importación o exportación desde y hacia España, Argel vuelve al boicot turistico a la Península Ibérica.

El presidente de la Federación Argelina de Oficinas de Turismo, Mouloud Youbi, negó en declaraciones a la prensa el sábado 25 de junio cualquier orden del Ministerio de Turismo de suspender las relaciones con España. Sin embargo, una prohibición que fue ampliamente difundida por los medios argelinos.

“Los guardianes nos explicaron que se trataba de una mala conducta profesional por parte del diputado del Ministerio de Turismo en Bouira. Por otra parte, el ministerio animó a las agencias de viajes a seguir realizando sus programas turísticos con España de forma normal. El ministerio niega así cualquier congelamiento de las relaciones turísticas entre los dos países.

mouloud youbic

El presidente de la Unión Argelina de Agencias de Viajes también apuntó a la «responsabilidad» del diputado del Ministerio de Turismo, ahora chivo expiatorio de los caprichos políticos entre ambos países. La misma historia con el diputado Farès Rahmani, miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes.

Coaster después de la advertencia de Madrid

Este sábado 25 de junio en declaraciones a Ecoroukonline, el diputado confirmó que “la orden de congelar las relaciones turísticas entre Argelia y España es infundada. Resultó ser un acto aislado del diputado del Ministerio de Turismo en Bouira”. Y, en consecuencia, hacer un llamamiento a las autoridades de control para que investiguen este asunto que, según dijo, “ha suscitado serias preocupaciones entre los miembros de la comunidad argelina radicada en España”.

Este nuevo giro argelino se produce tres días después de la advertencia emitida por la vicepresidenta primera del Ejecutivo, la ministra de Economía y Transformación Digital, Nadia Calviño, a Argelia. “España es miembro de la Unión Europea y todo tercer país debe saber que cualquier acto en el ámbito comercial es un acto contra la UE. Para nosotros es una gran fortaleza, porque juntos somos más fuertes”, advirtió.

Como recordatorio, el 9 de junio, a raíz de la suspensión del tratado de amistad con España, la Asociación Profesional de Bancos e Instituciones Financieras de Argelia ordenó a los líderes de los bancos e instituciones financieras del país congelar todos los procedimientos de domiciliación bancaria para la importación o exportar desde y hacia España. Veinticuatro horas después, la embajada de Argelia ante la Unión Europea negó la orden emitida el día anterior, luego de que la Unión Europea emitiera un comunicado amenazando a Argelia con sanciones económicas.

“La UE está lista para oponerse a cualquier forma de medidas coercitivas contra cualquier Estado miembro. Esto conduciría a un trato discriminatorio de un Estado miembro de la UE y socavaría el ejercicio de los derechos de la Unión en virtud del Acuerdo de Asociación celebrado con Argel en 2005, dijo el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Seguridad. Política, Josep Borrell, y el vicepresidente de la Comisión de Comercio Valdis Dombrovskis.

El Ministerio de Transportes de Argelia ya excluyó a los puertos españoles de su programa de verano el pasado mes de mayo. Una decisión alabada en su momento por los cargos electos argelinos, para obligar al jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, a retirar su apoyo al plan marroquí de autonomía para el Sáhara Occidental. Pero eso fue mucho antes de las amenazas de la UE y la advertencia del gobierno español.

Martita Jiron

"Nerd de la televisión. Apasionado especialista en comida. Practicante de viajes. Gurú de la web. Adicto a los zombis. Fanático de la música sin disculpas".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.