Barrios marginales destruidos y vidas destruidas en la capital petrolera de Nigeria

PORT HARCOURT, Nigeria: Las figuras duermen entre los escombros de sus antiguas casas bajo la lluvia torrencial. Gift se sienta en un bloque de concreto donde estaba la puerta principal.

Avisado de urgencia por los vecinos, este vendedor de plátanos recuerda que llegó tarde. La demolición de la favela ya había comenzado. Su vida, sus recuerdos «destruidos». «Lo he perdido todo», se queja.

Cerca de las aguas contaminadas de Port Harcourt, la principal ciudad petrolera de Nigeria en el sur, medio millón de personas viven en asentamientos informales hechos de materiales de desecho.

Tantas almas estaban en peligro de ser desalojadas por la fuerza, sin alternativa ni compensación: a principios de enero, el gobernador del estado de Rivers, Ezenwo Nyesom Wike, anunció la demolición de todos estos hábitats costeros informales, que dijo que se habían convertido en «madrigueras de delincuentes».

La demolición comenzó a finales de enero.

Por ejemplo, el barrio informal de Diobu, en el suroeste de la ciudad, quedó medio destruido. En seis días, casi 20.000 residentes perdieron sus hogares y medios de subsistencia.

Porque gracias a la pesca, los mercados móviles y el transporte marítimo, la mayoría depende de la costa para sobrevivir.

Muchos han vivido allí durante décadas. Sus antepasados ​​habían construido todo con sus manos. Hoy solo quedan 11 hectáreas de escombros.

– Demografía galopante –

“Aquí vivíamos en paz”, lamenta Tamunumi Cottrail, dueño del local y pescadero, antes de recordar la llegada de los pistoleros.

“No han hablado con nadie. Simplemente bajaron corriendo las escaleras y comenzaron a poner X en algunos de los edificios».

Las autoridades locales no han dado detalles sobre el futuro del paseo marítimo una vez que los barrios marginales hayan sido destruidos. Pero aseguran que la demolición de comunidades informales es necesaria y legal.

“La ley permite (la demolición) siempre que sea de interés público”, dijo un miembro de la Autoridad de Desarrollo de Vivienda y Propiedad del Estado de Rivers, bajo condición de anonimato.

Estos desalojos forzosos ilustran particularmente el complejo desarrollo urbano de las ciudades en el país más poblado de África (220 millones de habitantes), que, según estimaciones de la ONU, se convertirá en el tercer país más poblado del mundo en 2050.

Con esta demografía galopante y una planificación urbana descuidada, millones de nigerianos seguirán congregándose en barrios marginales, con condiciones de vida muy difíciles.

En Port Harcourt, capital del oro negro de Nigeria, el mayor productor de crudo de África, un tercio de los habitantes vive en estos barrios.

Estas comunidades son las primeras en sufrir daños ambientales por la extracción de petróleo y gas.

“La gente no se instala intencionalmente en asentamientos informales”, dijo Isa Sanusi, portavoz de Amnistía Internacional en Nigeria.

“No debería haber uno en lugares como este porque los estados son ricos y tienen la capacidad de satisfacer las necesidades”.

yo Pestañas y mentiras

En Diobu, las autoridades locales dijeron a los residentes que tenían siete días para hacer las maletas.

“Cuando llegaron, comenzaron a golpear a la gente”, dijo Omobotare Abona, un pescador de Diobu. “Cuando la gente decía: + Espera, empacamos nuestras cosas porque es de repente +, respondían: + Vete +”

La demolición comenzó tres semanas después de que el gobernador Wike lo anunciara en su discurso de Año Nuevo.

«Es mentira», dice Abona. Como en todas partes hay «gente mala», pero no debemos generalizar, asegura.

Ante el descontento de la población local, el comisionado regional de Información, Paulinus Nsirim, tomó un tono más severo, instando a la necesidad de «limpiar las costas».

Muchos antiguos residentes de Diobu se han mudado a otros lugares con parientes. Algunos se quedaron cerca de la costa, sin otra alternativa, con sus muebles y ropa amontonados en las aceras.

Las comunidades alimentan una economía informal vital para la ciudad, que representa hasta el 65% de la actividad económica real.

Sin embargo, viven en la pobreza extrema, sin servicio público y sin representación política.

El Sr. Abona ha enviado a su esposa y a su hijo de seis meses a la casa de un pariente, pero no se imagina viviendo en otro lugar. “Crecí aquí, me siento seguro aquí”, enfatiza. Este pescador regresa a menudo al sitio donde su casa ha sido demolida. Dice que está esperando el momento adecuado para reconstruir.

Reyes Godino

"Gurú del café exasperantemente humilde. Practicante de viajes. Fanático de los zombis independiente. Solucionador de problemas certificado. Erudito de la comida. Estudiante".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.