de Kiev a Eugene, la incómoda falta de vivienda de los atletas ucranianos

Salva tu vida primero. Luego trate de encontrar un atleta de alto nivel diario. Desde el comienzo de la invasión rusa de Ucrania, la mayoría de los atletas del equipo nacional ucraniano, al igual que millones de personas, han emprendido el camino del exilio. Dejaron su hogar, sus seres queridos, su campo de entrenamiento. Gracias al apoyo de la comunidad atlética internacional, 22 de ellos participarán en el Campeonato Mundial en Eugene, Oregón (Estados Unidos) del viernes 15 al 24 de julio.

Entre ellas, Nataliya Strebkova comenzará el sábado a las 19:35 (hora de París), en la serie de 3.000 metros con obstáculos, dos semanas después de batir el récord nacional de la prueba en Estocolmo (Suecia). Todo un logro para un deportista que lleva cuatro meses entrenando solo. «Mi entrenador se quedó en Ucrania. Me manda por escrito mis planes de entrenamiento y me llama»ella le dice a franceinfo: deporte.

Desde que salió de Kiev el 16 de marzo, el ucraniano de 27 años ha viajado de un país a otro: Turquía, Lituania, Holanda, España, Suecia y ahora Estados Unidos. «Las federaciones turca y lituana pagaron mi entrenamiento en sus estructuras. Luego, los organizadores de las competiciones en las que participé financiaron los gastos de viaje y alojamiento»describe a la deportista, que tuvo que decidir huir sin su marido.

Ante el drama que han vivido estos deportistas, la Federación Internacional de Atletismo (World Athletics) se moviliza. Junto con la Fundación Internacional de Atletismo y los miembros de la asociación Diamond League, ha estado gestionando un fondo solidario para «apoyar a los deportistas profesionales y a sus familiares inmediatos (padres, hijos, cónyuge) afectados por el conflicto» en Ucrania.

Inicialmente dotado con $ 190,000 (desde que se infló a $ 220,000), este fondo tiene como objetivo: “para garantizar que los atletas de élite y su entorno atlético puedan continuar entrenando, calificando y compitiendo en los Mundiales en Eugene y Cali [pour les moins de 20 ans]«, plantea World Athletics, precisando que al 30 de junio se han beneficiado 53 deportistas, 25 entrenadores y oficiales, y 18 familiares cercanos (incluidos niños).

El dinero permite financiar campos de entrenamiento y alojamiento temporal para atletas en Europa, sus viajes a competencias o incluso equipos. Casi todos los costos asociados con la participación del equipo ucraniano en el Eugene Worlds también fueron financiados por el fondo establecido por World Athletics. Por su parte, el 3 de julio, el Comité Olímpico Internacional anunció su intención de triplicar su ayuda directa a los atletas ucranianos (todas las disciplinas combinadas), hasta los 7,5 millones de dólares (frente a los 2,5 millones originales).

Oleksii Serdiuchenko, jefe del equipo ucraniano en Eugene, estima que 600 atletas visten la camiseta nacional, en pista y carretera, de todas las edades y niveles. “Tratamos de ayudar a todos, pero es difícil. Desde estos fondos hacemos propuestas para cubrir necesidades que difieren de persona a persona”, explica Oleksii Serdiuchenko de Chula Vista, California, donde el equipo ucraniano completó los preparativos para la Copa del Mundo.

“Nuestra prioridad es, primero, salvar la vida de los atletas. Segundo, darles la oportunidad de entrenar”.

Oleksii Serdiunchenko, entrenador en jefe de la selección ucraniana

francia info: deportes

Sin perspectiva de regreso inmediato, los atletas se ven obligados a vivir en maletas. «Tengo muchas ganas de ir a casa»lanzó el 6 de junio Yaroslava Mahuchikh en Instagram, triste ante la idea de encontrar a su «alojamiento temporal». La víspera, la saltadora de altura de 20 años ganó la prueba de Rabat (Marruecos), uno de los escenarios de la Diamond League, con los ojos en alto con los colores de su país.

Dos semanas después, su compatriota Nataliya Strebkova decidió regresar a Kiev por diez días. “Extrañaba demasiado a mi esposo y a mi familia.“Pero las alarmas diarias, que anuncian un bombardeo inminente, le impiden concentrarse en sus sesiones. «Mi entrenamiento no fue bueno. Tenía miedo. La gente pasa por esto todos los días, es terrible, ella respira Hace unos días mi esposo me dijo que habían estallado cinco cohetes a menos de dos kilómetros de la casa. Todos los días las noticias son terribles».

Además del cuidado constante de sus seres queridos que se quedan atrás, los inconvenientes de toda una vida quedan en suspenso. «Tengo libertad para moverme, pero mis emociones están paralizadas. Demasiado miedo, demasiada desesperación, demasiado dolor». así lo expresó la especialista en triple salto Maryna Bekh-Romanchuk en Instagram el 8 de julio. Unas semanas antes, me confió que había encontrado consuelo y motivación antes de entrenar escuchando canciones ucranianas.

Después del Eugene Worlds, Nataliya Strebkova espera que su esposo, también atleta, pueda unirse a ella en su campo de entrenamiento para el Campeonato de Europa en Munich (11-21 de agosto). «Si no, me iré a casa a entrenar». Después de este último plazo del verano, le resulta imposible proyectarse.

En Eugene, estos atletas no solo luchan por las medallas, sino que tienen como misión llevar sus colores en alto. «Queremos animar a todos los ucranianos a inspirar a nuestros soldados. Si ganamos medallas, los habitantes podrán leer en los periódicos algo más que noticias sobre la guerra». afirma Oleksii Serdiuchenko. A pesar de sus dificultades diarias, Nataliya Strebkova asegura tener el corazón «hacer lo mejor que pueda» : «Todos están haciendo su trabajo. Los soldados están en el frente, los médicos están movilizados en los hospitales, puedo correr y mostrarle al mundo que somos fuertes a pesar de la guerra».

Ya en marzo, el equipo de la bandera azul y amarilla demostró su resiliencia en el Mundial Indoor de Belgrado (Serbia). Menos de un mes después de que estallara la guerra, la pequeña delegación ucraniana (seis atletas femeninas) otorgó a su país dos medallas. Yaroslava Mahuchikh consiguió eloro en altura, mientras que Maryna Bekh-Romanchuk ganó plata en triple salto.

Anita Valverde

"Lector. Futuro ídolo adolescente. Se cae mucho. Comunicador aficionado. Estudiante incurable".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.