DESPUÉS DE LEPANTO, TRAS LAS HUELLAS DE CERVANTES

Cuando vi un libro llamado «El amor perdido de Cervantes† La verdadera historia de Don Quijote y Dulcinea”, ediciones “Quattro D. Centuria SrL” (Milán, 2016), me abrumó el tema, del que en realidad conozco muy poco. Mi curiosidad se amplificó porque Cervantes, el gran novelista español, conocido por «Don Quijote», guerrero que participó en la gran batalla histórica del 7 de octubre de 1571 en lepanto

El texto ha sido escrito por una periodista española, Ángela Rodicio, reportera de Televisión Pública Española (TVE). El periodista, experto en Oriente Medio y la política balcánica, salió a la caza de una leyenda sobre Cervantes, prisionero tras la batalla de Lepanto, encerrado en una fortaleza del puerto de dulcineaHoy dia Ulcinj, en la costa de Montenegro.

Angela Rodicio nos lleva en un doble viaje por los Balcanes, con sus peligros y sus misterios, y sobre todo nos ofrece un viaje a la memoria de una Europa del siglo XVI donde se enfrentan dos imperios, el español y el otomano.

El libro es agradable de leer porque el periodista supo contarnos la historia de un hombre, un luchador, un hombre de letras, una historia entre la realidad y la ficción, entre el pasado y el presente, una historia que nos hace redescubrir el encanto de un época dorada poblada de reyes, piratas y caballeros.

La historia del libro tiene lugar en la costa de Montenegro, alrededor de la ciudad de Dulcinium, en particular, la antigua fortaleza. Aquí nuestra periodista va a la caza de noticias sobre Cervantes, recibe ayuda de un joyero, uno tal Amik Spahoy llamado por el bibliotecario edith evrenos† El único inconveniente del relato del escritor español es la falta de un mapa que identifique el lugar geográfico donde ocurrieron los hechos.

Nuestra autora conoce bastante la historia, hace referencia a innumerables hechos históricos, con los nombres de los protagonistas.

La fortaleza del puerto solía ser una encrucijada de diferentes profesiones, pero aún hoy nuestra periodista también fue protagonista de un desagradable incidente delictivo, precisamente por haber colaborado con la bibliotecaria que a su vez estaba casada con un contrabandista. Las dos mujeres son capturadas y encarceladas en una cueva. Todo se cuenta en la última parte del libro.

Por supuesto, Rodicio enmarca su relato en la época histórica en la que su España competía por la primacía en el Mediterráneo contra el poder otomano. Imprescindible la referencia a los reyes españoles Fernando el Católico, su esposa Isabela que Carlos V de Habsburgo, Felipe IIsu medio hermano Juan de Austria, el comandante de la batalla de Lepanto. Otro rey mencionado es Kastrioti, conocido en Occidente como Skanderbeg, el heroico luchador por la independencia de Albania. Y luego los reyes otomanos, Suleiman el Magnífico, Mehmet II, Mustafa Pascia. No solo se mencionan los reyes, también se mencionan los piratas, los piratas de aquella época, Uluj Ali (Uccialì), Aruj Barbarossa, Khayr al-Din, Dragut† Y luego los guerreros especiales de los jenízaros, niños secuestrados por cristianos, entre las edades de 7 y 14 años, fueron separados por la fuerza de sus familias, enseñados de acuerdo con los principios del Islam. Un diplomático francés los describe de la siguiente manera: “Los niños cristianos criados en la fe y la tradición islámicas odian a sus familias y nunca hablan de ellas. Aceptan al sultán como su protector y padre y tienen como objetivo la lealtad hacia él. Se llaman a sí mismos siervos de Allah. Son leales al Islam y hostiles al cristianismo».

Por supuesto, el escenario estratégico al que se trasladaron estos hombres para sus negocios fue el Mediterráneo, escribe Rodicio, «Los corsarios se movían con total autonomía, como» repúblicas independientes flotantes, partiendo y volviendo de una serie de refugios, entre ellos Dulcinium. Su objetivo principal era preservar, si no todo, al menos una gran parte del botín de los ataques y redadas, así como las ganancias de la venta y reventa de prisioneros, esclavos y rehenes».† Por supuesto, la existencia de estos personajes era peligrosa y trabajaban para quienes les prometían más ingresos.

Estos piratas, además de Dulcinium, eran principalmente Argel, la capital de la piratería, y luego Túnez, Trípoli. Ciudades, puertos donde amarran sus barcos llenos de botín, hombres y mujeres, esclavos para vender al mejor postor. El periodista español describe en detalle el destino de estos pobres desgraciados, los que se atrevieron a protestar o rebelarse recibieron los castigos más severos, como una advertencia para el otro. Por lo tanto, no debería sorprender que muchos prisioneros cristianos renunciaran a su fe para salvar el pellejo.† Algunos de ellos ocuparon importantes cargos en el gobierno de la Sublime Puerta.

El Imperio Otomano era su protector, por lo que eventualmente las potencias occidentales se vieron obligadas a aliarse e ir a la guerra contra los turcos. Una guerra para el escritor español que se presentaba como un conflicto de civilizaciones que tarde o temprano había que resolver. Se enfrentaron a dos poderosos príncipes, Carlos V y Solimán el Magnífico. “Era la lucha entre dos gobernantes por el poder universal, cada uno de ellos estaba destinado a mostrar claramente quién era el verdadero dueño del mundo. […]†† Ambos se consideraban defensores de la fe. La muerte de ambos marcó el fin de una era, fueron los dos protagonistas del siglo XVI, de una guerra de religión entre cristianismo e islam, entre cruzados y gazi

El hijo de Carlos V enfrentó varios problemas, comenzando con el mayor peligro turco. El capítulo 12 está dedicado a las batallas de Malta y Chipre, donde en julio de 1570 las tropas del sultán conquistaron Famagusta y su gobernador. Antonio Bragadín sufre horribles torturas, los supervivientes son vendidos como esclavos.

En este punto, la organización de la liga santapropuesto por el Papa Pío V† Participan todas las potencias cristianas, excepto la Francia de Francisco I, que se había aliado con los otomanos.

No estoy aquí para relatar los acontecimientos y desarrollos políticos posteriores a la victoria cristiana, que sería interesante presentar, me limitaré a hacer una síntesis extrema. La flota naval con su tripulación, comandada por Don Juan de Austria, se reunió en Mesina y luego se dispone a atacar a la poderosa flota otomana en el Golfo de lepanto† El 7 de octubre de 1571, la flota cristiana, a pesar de su inferioridad numérica, logró derrotar a la turca.

Durante la batalla, nuestro Cervantes, herido en un brazo, lamentablemente es capturado y trasladado a la playa de Dulcinuim en la plaza frente a la fortaleza que estaba repleta de prisioneros.

Rodicio describe lo que sucedió en aquellos agitados días: los secuestradores con su botín de hombres y cosas, consultando con el Bey, máxima autoridad del lugar. Esta Bey tuvo una hermosa hija y parece que con el tiempo se enamoró del preso español, Miguel Cervantes, a quien luego describe en sus obras literarias como la hermosa Dulcinea. Rodicio retoma el resto del libro y cuenta sus búsquedas entre los documentos, los libros de la biblioteca de Ulcinj. Una búsqueda frenética para descubrir la verdad sobre Miguel Cervantes, en particular para averiguar cuántos años estuvo preso en la fortaleza de la perla veneciana de Dulcinium. Al mismo tiempo el escritor nos hace dioses cuadrícula de la vida contemporánea en la ciudad costera montenegrina.

DOMINGO BIENVENIDA

Alarico Orozco

"Gurú de las redes sociales sin disculpas. Lector general. Especialista en cultura pop incurable".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.