Djibouti, torre de control de potencias extranjeras

A veces desierto, a veces exuberante, entre extensiones de paisaje salino y volcánico, Yibuti bordea el Golfo de Adén, apéndice del Océano Índico y se prolonga por el Mar Rojo y luego por el Canal de Suez. Esto le da al país un claro atractivo comercial. A tiro de piedra de la Península Arábiga, sin formar parte de ella, Djibouti es el único país más o menos estable del Cuerno de África y ofrece una innegable conveniencia geopolítica en este sentido. Sus fondos marinos inigualables y su grandiosa fauna terrestre, los dikdijks que incluso rozan las calles de la capital con los cinocéfalos, no bastan para acreditar su condición de centro esencialmente internacional, no más que sus promotores, ya sean Henry de Monfreid, Joseph Kessel o Arthur Rimbaud.

La piratería nunca termina

El Mar Rojo, aorta del comercio mundial, recibe 20.000 barcos cada año. Estos cargueros, tomados del Canal de Suez, lastrado con sus 1.200 billones de toneladas de carga, navegan frente a Eritrea, Djibouti y Somalia. Caravanas con mercancías que parecen cajas fuertes flotantes para piratas somalíes, tal diferencia entre miseria y riqueza solo puede despertar el deseo. Un problema marítimo, un problema global que ha animado a algunos países a venir a luchar contra este crimen marítimo desde Yibuti. Francia, iniciadora de la Operación Atalanta destinada a asegurar el Golfo de Adén, movilizó las fuerzas armadas de una quincena de países europeos, incluidos Alemania, España e Italia, complementadas por algunas potencias no europeas como Japón, Irán y China. Algunos estados todavía están desplegados en territorio de Djibouti.

Ataque/defensa

Siempre del lado militar, las tropas involucradas están ahí por varias razones. Por lo tanto, la lucha contra la piratería descrita anteriormente concierne a Alemania, China, España y Japón. Estados Unidos e Italia también ocupan la zona con la ambición de luchar contra el terrorismo, con voluntades diferentes. Italia en apoyo de las Fuerzas Armadas de Somalia a través de misiones de entrenamiento y supervisión. Una cruzada iniciada por la Unión Africana que reúne a contingentes de Burundi, Uganda, Etiopía, Kenia y Djibouti. Somalia está siendo devorada por los chebabs, islamistas somalíes asociados a al-Qaeda, que se diferencian según ataquen al país a través de la implementación de la sharia en toda Somalia o trabajen para expandir el califato. Estados Unidos, por su parte, se instaló allí a raíz del 11 de septiembre y vio en Yibuti una destacada torre de control y vigilancia en el contexto de su lucha contra el terrorismo.

China se instala, Francia desaparece

Los diseños chinos en Djibouti nunca se han limitado a un aspecto estricto de seguridad. Tras tener la oportunidad de instalar allí una base militar, que originalmente estaba pensada como escala marítima, los chinos negociaron la construcción de un puerto privado junto a su base. Esta nueva etapa de la Ruta de la Seda, que consiste en trazar caminos que permitan al Reino Medio regar todos los países con su producción industrial, parece especialmente estratégica. Sin embargo, China no se queda ahí, suministrando electricidad y agua, ferrocarriles y financiación a su anfitrión, inversiones a las que ya no puede acceder Francia, que ahora compromete sólo 1 euro cada vez que China contrata a 10.000. eso complica la discusión entre iguales. Los chinos están reemplazando gradualmente a los franceses en las señales, a medida que la dependencia de Djibouti de Francia se desmorona y su deuda con China crece.

alban castres

Martita Jiron

"Nerd de la televisión. Apasionado especialista en comida. Practicante de viajes. Gurú de la web. Adicto a los zombis. Fanático de la música sin disculpas".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.