Dos pilotos, dos puntos de vista: Verstappen, el año de la confirmación

Después de descifrar los desafíos que enfrenta Lewis Hamilton esta temporada, veamos ahora los desafíos que enfrentará su rival Max Verstappen. A pocas semanas del primer Gran Premio de la temporada, el piloto holandés sigue con un nuevo estatus que defender.

Max Verstappen es un hombre feliz. El piloto de Red Bull acaba de pasar su primer invierno en la piel de un campeón mundial de Fórmula 1. Este año está ansioso por confirmar su maravillosa temporada 2021 y afirmarse como el nuevo jefe de la manada. Los ingredientes están casi todos para triunfar: un equipo completamente dedicado a su campeón, un monoplaza diseñado por los mejores ingenieros del mundo, un motor Honda fiable y eficiente, la confianza multiplicada por diez por su título, una explosión de velocidad excepcional. .. En definitiva, el 34º campeón del mundo en la historia de la F1 tiene una buena carta para defender su título. Pero no se le ofrece nada.

Un nuevo estatus a asumir

De los 33 campeones del mundo anteriores en la historia de la Fórmula 1, solo 7 lograron retener su título al año siguiente de su primera coronación: Alberto Ascari (1952-1953), Jack Brabham (1959-1960), Alain Prost (1985-1986), Michael Schumacher (1994-1995), Mika Hakkinen (1998-1999), Fernando Alonso (2005-2006) y Sebastian Vettel (2010-2011). Un gran desafío le espera al primer campeón mundial holandés de F1.

Max Verstappen fue el lobo joven y fogoso que no tenía miedo al comienzo de su carrera. Algunos de sus compañeros incluso pensaron que era demasiado agresivo en la pista. El 20 de marzo, antes de la apertura del Campeonato de 2022, el belga residente en Hasselt tendrá un título que defender y un estatus que asumir. Su insensibilidad a la presión le ayudará mucho a conseguir su objetivo. Un título de campeón mundial puede trascender a un piloto si se desmoviliza. Sin duda, Verstappen está en la primera categoría y, por lo tanto, se espera que sea tan fuerte o incluso más fuerte que el año pasado.

Desde 2014, ningún equipo ha logrado detener a Mercedes durante toda una temporada. La hazaña que logró Red Bull en 2021 es, por tanto, una hazaña. Verstappen siempre puede contar con las tropas de Milton Keynes para apoyarlo y proporcionarle el equipo necesario. Además, la escudería austriaca podrá utilizar su experiencia durante sus cuatro coronaciones consecutivas con Sebastian Vettel para ayudar a su piloto a defender su título.

Competencia hambrienta para domar

Y para conservar este preciado sésamo, Max Verstappen deberá enfrentarse a una feroz competencia. Su primer rival claramente se llamaba Lewis Hamilton. La feroz batalla entre los dos rivales el año pasado mantuvo en vilo al mundo del automovilismo e incluso al mundo del deporte en general. Verstappen tendrá que desconfiar de la venganza del británico que quiere corregir la injusticia de la que se considera víctima. Su resiliencia e insensibilidad a la presión lo ayudarán a domar los ataques del piloto de Stevenage. El holandés ha demostrado a todos que puede luchar durante toda una temporada. Con el peso de un título menos, debería volver a ser formidable y el Acto 2 contra Hamilton promete hacer nuevas chispas.

En cuanto a su rival de Mercedes, Max Verstappen se enfrentará esta temporada a una horda de jóvenes pilotos ambiciosos que están dispuestos a hacer cualquier cosa para destronarle. La punta de lanza de esta nueva generación, la que optó este año por montar el número 1 en su monoplaza, sabe muy bien que la competición no le hará ningún regalo. Unos meses más joven que él, George Russell es sin duda el que mejor equipamiento tendrá entre los pilotos de la generación más joven. Tras estudiar con Williams durante tres temporadas, el inglés tiene todas las cartas en la mano para jugar en la vanguardia. También habrá que contar con Charles Leclerc en Ferrari y Lando Norris en McLaren para que vengan a hacerle cosquillas al nuevo campeón del mundo. Por el lado francés, Pierre Gasly buscará mostrarse con la esperanza de regresar a Red Bull en 2023, mientras que Esteban Ocon está ansioso por cruzar espadas con Max, con quien nació una feroz rivalidad antes de su entrada en la Fórmula 1.

Finalmente, las sorpresas pueden venir de los veteranos campeones del mundo en plató, Fernando Alonso y Sebastian Vettel. Con la retirada de Kimi Raïkkönen, el español se convierte con 40 años en el piloto más veterano de la parrilla. Él, al igual que su contraparte de Aston Martin, querrá usar su vasta experiencia para adaptarse a los nuevos monoplazas y venir a burlarse de los Mercedes y los Red Bulls. Max Verstappen, con su título la temporada pasada, entró en el club muy cerrado de los campeones del mundo de F1 que siguen en activo. Con su cuarteto este año, no hay duda de que ninguno de ellos querrá traer un nuevo miembro.

Un nuevo reglamento técnico para domar

Para doblar las cartas y facilitar los adelantamientos, la Fórmula 1 está adoptando nuevos reglamentos técnicos esta temporada. Para ello, las carrocerías de los nuevos coches de F1 se han simplificado y el efecto suelo vuelve por primera vez desde 1983. Por ejemplo, los nuevos monoplazas deberían causar menos turbulencias y ser menos sensibles al flujo de aire sucio que dejan los otros coches en la pista.

En la historia reciente de la Fórmula 1, varios equipos han podido aprovechar un nuevo reglamento técnico. El ejemplo más revelador es Brawn GP en 2009, que aplastó a la competencia al comienzo de la temporada. En mucha menor medida, Ferrari también aprovechó las nuevas reglas aerodinámicas en 2017 para entrar en el orden jerárquico y competir con Mercedes por un tiempo. Finalmente, si este último ha dominado la clasificación de constructores durante ocho temporadas es porque supo negociar perfectamente la transición del V8 atmosférico al V6 turbohíbrido en 2014.

Por lo tanto, la pregunta es cómo Red Bull ha interpretado estas nuevas regulaciones y si ha logrado explotar las áreas grises. Los equipos de Adrian Newey y Pierre Waché, los dos jefes del departamento técnico de Milton Keynes, sin duda han pasado por todas las reglas del documento de la FIA de 160 páginas para ayudar al monoplaza austriaco a alcanzar las pocas décimas que puede dejar rockear. correr. Sin embargo, para ganar el título en 2021, Red Bull tuvo que poner todo su empeño y una gran parte de sus recursos. Esfuerzos y recursos que no se podrían haber gastado en desarrollar el monoplaza de 2022. ¿Se verán afectados los pilotos Max Verstappen y Sergio Pérez por este posible retraso en el diseño de sus nuevos coches? ¿Tienen que trabajar más de lo necesario al principio de la temporada para competir? Las respuestas a estas preguntas llegarán pronto.

¿Entonces el Team Verstappen esta temporada?

Reyes Godino

"Gurú del café exasperantemente humilde. Practicante de viajes. Fanático de los zombis independiente. Solucionador de problemas certificado. Erudito de la comida. Estudiante".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.