El norte de Europa a la vanguardia de la igualdad de género en la política

Publicado el 24 de noviembre. 2021, 15:35Actualizado el 24 de noviembre de 2021 a las 19:54

Magdalena Andersson, quien encabeza el gobierno sueco a su llegada, continúa ampliando el círculo de mujeres jefas de gobierno en el norte de Europa. Se une a las socialdemócratas Sanna Marin (Finlandia, desde 2019) y Mette Frederiksen (Dinamarca, desde 2019), la conservadora Ingrida Simonyte (Lituania, desde 2020), la verde Katrin Jakobsdottir (Islandia, desde 2017) y la liberal Kaja. Kallas (Estonia, desde enero de 2021).

Esta concentración del norte se nota porque los hombres siguen siendo mayoritarios en las fotos de familia de los Consejos Europeos. Italia nunca ha tenido un presidente del Consejo, España nunca ha visto una mujer en Moncloa. En Francia, la primera ministra única, Edith Cresson, permaneció en el cargo apenas diez meses, entre 1991 y 1992, en un ambiente misógino que muchos investigadores han documentado desde entonces. En Alemania, el largo reinado de Angela Merkel (dieciséis años en la cancillería) enmascara la relativa debilidad de la representación femenina en sus sucesivos gobiernos.

“En los países escandinavos, la igualdad entre hombres y mujeres es más natural, por lo que la promoción de mujeres a puestos importantes es más fácil, incluida la obtención de candidaturas y la realización de una carrera política al más alto nivel”, señala Pascale Joannin, directora general de Robert Fundación Schumann. Esto no significa que todos los países del sur o del este de Europa estén sistemáticamente por debajo de lo esperado en términos de igualdad de género en la representación nacional.

Por ejemplo, el índice de igualdad de género en la política, calculado por el Instituto Europeo para la Igualdad de Género (Eige) en 2020 a partir de datos de años anteriores, sitúa a Francia en el tercer puesto, por detrás de Suecia, campeón de Europa y Finlandia (cuyos cinco partidos de coalición están liderados por mujeres). ), justo antes de España. Francia, que prevé sanciones financieras contra los partidos que no muestren igualdad en sus listas para las elecciones parlamentarias, también parece haber logrado el segundo mayor avance entre 2005 y 2018, después de Eslovenia.

Carteras secundarias

España y Francia también reservan muchas carteras ministeriales a mujeres. En Madrid tienen incluso la mayoría en el gobierno (54,5%, según cálculos de la Fundación Robert-Schuman a octubre de 2021, la misma puntuación que en Suecia). Le sigue Bélgica (53,3 %), Finlandia (52,6 %), luego Francia (47,1 %). L’Eige señala, sin embargo, que los marroquíes principescos o supuestamente importantes a menudo pertenecen a hombres.

Incluso dentro de la Comisión Europea, donde la igualdad casi se respeta por primera vez desde 2019 (hoy en día, 13 de 27 comisarias), se debe reconocer que a las mujeres se les han asignado a menudo misiones consideradas secundarias o carteras que carecen de habilidades clave. “Pero la situación está cambiando, por ejemplo, fíjate en los puestos de ministra de Defensa ocupados por mujeres en Alemania, Francia, España, Bélgica, Países Bajos, Eslovenia y Dinamarca”, apunta Pascale Joannin, para quien “sólo en un pequeño In algunos de los Estados miembros de la UE, todavía se puede imaginar un gobierno con una mayoría muy masculina.

En Alemania, tras la salida de Angela Merkel, los socialdemócratas se dieron cuenta de que si nombraban a su líder de facción Rolf Mützenich como presidente del Bundestag, todos los altos cargos estatales serían ocupados por hombres. Entonces prefirieron nombrar a Bärbel Bas”.

Un tercio de las mujeres en los parlamentos nacionales

En el Parlamento Europeo hay un 39 % de mujeres eurodiputadas, lo que está lejos de la igualdad, pero es mejor que en los parlamentos nacionales (promedio del 32 % de mujeres eurodiputadas en la UE, incluso Suecia es solo el 47 %). También parece probable que la Asamblea de Estrasburgo tenga un nuevo presidente en enero: la conservadora maltesa Roberta Metsola es la favorita. Sería la tercera mujer en ocupar el cargo, tras Simone Veil (1979-1982) y Nicole Fontaine (1999-2002).

Según Eige, los peores estudiantes de la clase europea son Hungría, Chipre, Malta, Grecia y casi todos los países de Europa Central y Oriental. Sin embargo, cabe señalar que Eslovaquia eligió a Zuzana Caputova como presidenta en 2019 y el parlamento griego eligió a Katerina Sakellaropoulou como presidenta el año pasado.

Reyes Godino

"Gurú del café exasperantemente humilde. Practicante de viajes. Fanático de los zombis independiente. Solucionador de problemas certificado. Erudito de la comida. Estudiante".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *