En Lviv, una radio local en guerra

LVIV: Desde el primer día de la ofensiva rusa en Ucrania, la radio local Lvivska Khvylya sustituyó sus programas de entretenimiento por una edición especial permanente para informar a sus decenas de miles de oyentes en el oeste de este país sobre el conflicto en las aulas.

“Somos una radio de música y entretenimiento, pero también hacemos muchas noticias, porque los ciudadanos necesitan información, especialmente en estos tiempos”, dijo Volodymyr Melnyk, DJ y presentador de 28 años, en un pequeño flamante rojo. y blanco estudio en Lviv., una ciudad a 80 kilómetros de la frontera con Polonia.

Entre dos hits ucranianos del rock o patrióticos, Volodymyr Melnyk y su amigo Andryi Antoniuk, de 41 años, comentan con humor la noticia en esta emisora ​​local de 30 años, una de las primeras creadas tras el derrumbe de la URSS.

Cadena de información
“En tiempos de guerra hay que transmitir lo positivo. Podemos reírnos de Putin, de las tropas rusas que no pueden tomar nuestras ciudades, pero no podemos divertirnos como antes de la guerra”, subraya Volodymyr Melnyk, que trabaja desde hace ocho años para esta emisora ​​de radio ucraniana, Lvivska Khvylya (el Golfo de Lviv, en ucraniano).

El 24 de febrero, día del estallido del ataque ruso, el equipo de 40 personas, incluidos cinco periodistas y una decena de presentadores, se pusieron en guerra por segunda vez en su historia.

Para 2014, tras la anexión de Crimea y el inicio del conflicto con los insurgentes prorrusos respaldados por Rusia en el Donbass, en el este, la radio ya había barajado sus programas.

“La guerra influyó mucho en nuestro trabajo, porque también había un factor psicológico que al principio nos impedía trabajar”, ​​dice Marta Oliyarnyk, una periodista de 27 años, que esconde su emoción detrás de unas grandes gafas redondas. Incluso como profesionales, «los eventos no pueden dejar (nosotros) indiferentes».

Después de 24 días de guerra, la radio, a pesar de sí misma, se ha convertido en un vínculo importante entre el gobierno y la población. Así, Lvivska Khvylya informa a casi 300.000 a 400.000 oyentes por día, una cifra que se ha duplicado desde el inicio de las hostilidades.

Cierres de escuelas en Lviv, necesidad de ayuda humanitaria, pero también la situación en el sur y el este de Ucrania y declaraciones internacionales: en el menú del boletín de las 17:00, Marta Oliyarnyk encuentra un equilibrio entre noticias locales y nacionales, «una misión de servicio público «, ella dijo.

La emisora ​​cuenta con programas propios de 19:00 a 19:00 horas, mientras pasa el relevo al canal de noticias creado al inicio del conflicto por las cadenas nacionales de televisión y radio, sumando así esfuerzos.

Esto se basa en la premisa de que en tiempos de guerra los medios juegan un papel vital en el mantenimiento de la moral pública y el apoyo al esfuerzo bélico.

Las pérdidas militares o civiles solo se revelan con moderación.

“Estos números nos asustan, los vivimos personalmente, pero también tratamos de dar mucha información positiva, como las pérdidas humanas y materiales del enemigo”, dice Marta. Según este periodista, el verdadero número de víctimas humanas solo podrá conocerse después del final de la guerra.

«Infraestructura crítica»
Varias veces al día las sirenas interrumpen las transmisiones.

El viernes por la mañana, Vassil Pakouch, de 31 años, director técnico, tuvo que hacer sonar la alarma desde su casa y llamar a la población a acudir a los refugios.

Ese día, «misiles rusos» impactaron en el distrito del aeropuerto de Lviv, pero no causaron muertes, dijeron las autoridades locales.

Desde su pequeña oficina, cuya ventana da al estudio, Vassil Pakouch monitorea el estado de las docenas de torres de telecomunicaciones que transmiten transmisiones desde Lvivska Khvylya a través del oeste de Ucrania y hacia el este de Kiev.

El más cercano a la capital, a cuyas puertas tienen lugar encarnizados combates, fue dañado dos veces por los bombardeos. Otro ataque, esta vez contra Rivne, dejó casi nueve muertos y nueve heridos el 14 de marzo.

«Estas torres son una infraestructura crítica. Si son atacadas, es peligroso para la población porque se pierde la conexión», señaló Vassil Pakouch, señalando la torre de Lviv al lado.

El ingeniero, que sube regularmente a la parte superior de este último para repararlo, dice que hará todo lo posible para restablecer la conexión en caso de un bombardeo. «Aunque oremos para que esto no suceda, si lo destruyen, montaremos una antena en un árbol si es necesario».

Fermín Cabanilla

"Experto en música. Amante malvado de la cultura pop. Creador sin disculpas. Amigo de los animales en todas partes".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.