en Perthus, en la frontera franco-española, nadie ha encontrado el camino

Era un momento muy esperado, tanto en el norte de Cataluña como en el sur de la frontera: la transición a la moneda única el 1 de enero de 2022 debería simplificar significativamente los intercambios y facilitar el comercio. Pero veinte años después de la aparición del euro, en Perthus, entre Francia y España, comerciantes, clientes y funcionarios electos lamentan sus efectos negativos. Para el alcalde, Thierry Thadée, esta revolución no fue una oportunidad, al contrario, le robó al municipio una de sus principales fuentes de ingresos: las casas de cambio† Decenas de personas fueron despedidas durante el cierre.

La oficina de cambio, la primera parada de los veraneantes

“Los camioneros, los camioneros venían por el pueblo, por el paso. Había 20 o 25 casas de cambio”, recuerda el que tomó la cabeza del Ayuntamiento en 2018. “Estábamos cambiando todo aquí, marcos alemanes, dólares, francos suizos. Todo esto terminó desde que cambiamos a la moneda única, por lo que los empleados no tenían que estar más. A partir de ahí tuvimos que despedido lo que sucedió rápidamente. Las dos casas de cambio más grandes han desaparecido al despedir a 80 empleados. Perthus ya no prospera como en los años 90 e incluso a principios de los 2000″.

Para Stéphane, natural de Ardèche, fanático de Cataluña en verano e invierno, detenerse en una oficina de cambio en Le Perthus fue la primera etapa de su viaje a Barcelona: «No era desagradable, era una costumbre que se tomaba, muy fácil. Había que convertir los francos en pesetas, y a la vuelta aprovechábamos si nos quedaba».

Veinte años de declive del poder adquisitivo de los franceses

El pueblo del lado francés se ha convertido en una parada opcional y ha visto desaparecer uno tras otro sus negocios. «Había tiendas de ropa, muchos restaurantes…» incluye a Thierry Thadee. “Hoy solo quedan dos restaurantes, y un tercero, de corta duración, en verano”.

«Hay tres tiendas de ropa, una farmacia y una panadería: la base de una comuna. Todo lo demás se ha ido». – Thierry Thadée, alcalde de Perthus

Otra consecuencia que sienten los clientes franceses es la subida de precios en el lado español«Era más fácil con el franco, vivíamos mucho mejor»recuerda Nadia, una veraneante parisina. Estábamos comprando regalos. Ahora se ha vuelto demasiado caro: a principios de semana fui a La Jonquera, creo que es el doble».

Esta disminución del poder adquisitivo de los comerciantes franceses, españoles también lo notan, aunque reconocen que el euro ha simplificado la tarea en la cajasobre todo en grandes superficies como en la que trabaja Nordine. «Teníamos cajas registradoras en pesetas y cajas registradoras en francos, era complicado para los cheques… Es más fácil en euros. Pero los franceses aprovecharon el tipo de cambio. Ahora su poder adquisitivo ha caído». Una gota preferida la consolidación de las tiendas españolas en grandes centros comercialesuna competencia que ha acentuado la desaparición de las empresas francesas.

Le Perthus tiene miedo de vivir en días oscuros

A partir de ahora, el Perthus teme ver desaparecer su último recurso. ‘Todo lo que es aparcamiento son ingresos para el municipio’dice el alcalde Thierry Thadée. «Hay un cuidado: el centro comercial Gran Jonquera duplica su superficie y ofrece el doble de plazas de aparcamiento gratuito. Nos dirigimos hacia días oscuros».

Tan grande Territorio Comercial Americanocon sus precios de ganga, está varios kilómetros al sur de la frontera, y la ampliación prevista para el verano de 2023 también debería perjudicar a las tiendas españolas a lo largo de la frontera entre Francia y España.

Reyes Godino

"Gurú del café exasperantemente humilde. Practicante de viajes. Fanático de los zombis independiente. Solucionador de problemas certificado. Erudito de la comida. Estudiante".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *