España, 40 años de la OTAN

Hace un año, en la cumbre de la OTAN en Bruselas, Pedro Sánchez tuvo apenas treinta segundos para caminar por un pasillo para hablar con el presidente estadounidense, Joe Biden, sobre las relaciones bilaterales. La oposición y la prensa española le reprocharon esta actitud, que consideraban humillante para el país. En ese momento, Rusia aún no había invadido Ucrania, pero España discutía con Marruecos por la hospitalización, bajo una identidad falsa, del líder del Frente Polisario.

La cumbre de la OTAN, que tuvo lugar en Madrid el pasado mes de junio, es sin duda una venganza contra la historia para el jefe de Gobierno español. El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, quien vino para asistir a la cumbre de la OTAN, pasó más de una hora con él discutiendo la cooperación bilateral en seguridad y defensa. Dos pilares importantes de las relaciones entre los dos países. Esta cumbre fue también una oportunidad para celebrar los cuarenta años de pertenencia de España a la OTAN.

España y Estados Unidos han acordado aumentar la presencia naval estadounidense con el despliegue de dos nuevos destructores en el base rotativa en Cádiz, que se sumará a los cuatro que están operativos desde 2014. Sánchez, por su parte, informó a Biden sobre los esfuerzos de Madrid dentro de la OTAN, en particular, la duplicación del número de soldados españoles estacionados en Letonia. También ha querido recordar al presidente estadounidense los peligros que acechan al sur de España.

Las relaciones entre España y Estados Unidos son anteriores al nacimiento del Estado americano. En 1513, las tropas españolas descubrieron y se establecieron en Florida, dos décadas después del viaje de Cristóbal Colón. Colonizarán después de Texas, Nuevo México y California. Todas estas regiones no eran contrapartes, sino áreas del Imperio español.

Fácilmente se puede decir que el espíritu de la Inquisición, entonces todavía vigente en España contra los andalusíes musulmanes, fue efectivamente practicado contra la población local, en lo que sería Estados Unidos. Para completar su colonización, los españoles confiaron en mercenarios para convertir a los nativos en masa. Varias ciudades todavía llevan nombres cristianos dados por los españoles como Los Ángeles y San Francisco y muchos otros.

Cuando una potencia está en ciernes, Estados Unidos, y la otra en decadencia, España, la convivencia ya no es posible. Estalló la guerra entre los dos países y el incipiente estado estadounidense recuperó varios territorios de los españoles, como Florida. La rivalidad se recrudece en la segunda mitad del 19mi siglo y cristalizará en Cuba. Washington ofrece comprar la isla que España rechaza. El ataque a un barco estadounidense fue el pretexto adecuado para que Washington acabara definitivamente con la presencia española en América.

El sentimiento antiestadounidense ha estado incrustado en el subconsciente español desde entonces. Solo con la Primera Guerra Mundial se nota un acercamiento real entre ambos países a través de la adhesión de España a la Sociedad de Naciones, SDN. ¿Cuándo estallará? Guerra Civil Española en 1936Washington se mantiene neutral y prohíbe la venta de armas tanto a republicanos como a nacionalistas españoles.

El presidente Roosevelt, demócrata, tendía a ayudar a los republicanos, pero empresarios como un nutrido grupo de cristianos estadounidenses le advirtieron de la cercanía de la izquierda española con los comunistas, y arrancar alguna forma de neutralidad en comparación con las facciones en guerra. El general Franco aplasta sin piedad a los republicanos e instaura una dictadura tras una sangrienta guerra civil. Al apoyar a la Alemania nazi, Franco se encuentra aislado de los Aliados. Los estadounidenses se niegan a aprovechar el plan de Marshall para reconstruir la Europa de la posguerra.

Reconciliación

Esta aquí guerra Fría entre los dos bloques que más tarde calentaría las relaciones Washington-Madrid. Para frenar las pretensiones soviéticas, los estadounidenses reanudaron el contacto con el general Franco, quien continuó librando una guerra total contra la izquierda española. La situación geoestratégica de la Península Ibérica sobre el Mar Mediterráneo, el Océano Atlántico y el Estrecho de Gibraltar no podía dejar indiferentes a los americanos.

Por lo tanto, aprovecharon el aislamiento de Franco en Europa y la hostilidad de Francia y Gran Bretaña para acercarse a España. Cuando estalló la Guerra de Corea, Madrid ofreció sus servicios a Washington enviando fuerzas militares para apoyar a los estadounidenses. Estos últimos están ayudando en el reconocimiento de la anulación de la resolución de la Asamblea General de Naciones Unidas que condenaba el régimen de Franco.

Así que el camino está despejado para reforzar la presencia militar estadounidense en España. Ambos países firman los acuerdos de Madrid en 1953 permitiéndoles asentarse permanentemente a través de bases terrestres y navales. El entonces gobierno estadounidense prefirió firmar acuerdos, antes que un tratado que no tenía posibilidades de ser aprobado por el Senado, que consideraba raro el franquismo. Los acuerdos abarcan tres aspectos: armamento, ayuda económica y finalmente defensa.

Los americanos se despliegan inmediatamente en España vía cuatro bases† Tres aéreas y una naval donde miles de soldados están con sus familias. La base naval, la Rota, es la más grande en cuanto a superficie. 2.400 hectáreas, tres muelles de 2.400 m de longitud, un aeródromo militar compuesto por una pista de aterrizaje de 3.700 m de longitud. Ni que decir tiene que estas actuaciones, inicialmente impugnadas, suponen un golpe de suerte para la región de Cádiz y una oportunidad para la región.

Es fácil entender por qué el presidente estadounidense Biden, al reunirse con su homólogo español, quiso enfatizar la cooperación militar y el fortalecimiento del papel de las bases estadounidenses en la Península Ibérica. Los riesgos que corre Europa en su flanco oriental por el conflicto ruso-ucraniano son por un par de cosas. La presencia rusa en el Mediterráneo, que está armando intensamente tanto a Siria como a Argelia, indica de dónde vendrán los desafíos del mañana.

A los ojos de los estadounidenses, la panacea de estanque seguirá siendo un área de grandes desafíos durante mucho tiempo. La concentración de sus tropas en el Indo-Pacífico para contrarrestar las tendencias chinas se ve empañada actualmente por la gravedad del conflicto entre europeos en Ucrania y los riesgos de inestabilidad que podría provocar en el viejo continente.

La presencia de otros aliados de EE.UU. en el Indo-Pacífico en la cumbre de la OTAN en Madrid, así como Australia Nueva Zelanda Japón y Corea del Sur, venir como refuerzos es una señal fuerte. Las tropas desplegadas en un área pueden cambiar fácilmente de marcha en un gran conflicto contra los rusos en Europa o contra los chinos en el Indo-Pacífico. La solicitud de afiliación a la Finlandia y Suecia a la Alianza Atlántica, coloca definitivamente a estos dos países largamente neutrales en el seno americano.

Por lo tanto, en la cumbre de Madrid, los miembros pudieron medir los peligros que plantea Rusia, pero también discutieron otras amenazas, como el terrorismo y el cambio climático. En esta perspectiva, ha puesto en marcha un fondo de innovación para ayudar a la Alianza a reforzar sus ventajas tecnológicas frente a Rusia y China, cuyo acercamiento a Moscú empieza a preocupar mucho a la OTAN.

La opinión pública española no parece compartir el pleno compromiso de la administración Sánchez y su alineamiento con la política estadounidense. En cualquier caso, esto se desprende de los debates públicos y los análisis de especialistas. Para muchos españoles, la estabilidad del mundo no puede depender de un solo bloque, y mucho menos de una sola potencia. La multipolaridad le parece el camino que podría impedir el control de los asuntos internacionales por una sola potencia. Pero, ¿tiene España margen para actuar en este sentido?

Reyes Godino

"Gurú del café exasperantemente humilde. Practicante de viajes. Fanático de los zombis independiente. Solucionador de problemas certificado. Erudito de la comida. Estudiante".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.