Gustavo Petro: el exguerrillero que llegó a presidente en Colombia

BOGOTÁ: La tercera vez fue buena para Gustavo Petro, ¡y es histórica! Por primera vez, un presidente de izquierda ha sido elegido para dirigir Colombia.

Veterano de la política colombiana, exguerrillero, alcalde de Bogotá y luego senador, Gustavo Petro, quien aún se considera un «revolucionario» a los 62 años, derrotó a su inclasificable rival pero fue respaldado en la segunda vuelta el domingo por el tradicional a la derecha, Rodolfo Hernández, quien admitió su derrota.

“Hoy es fiesta para el pueblo. Que celebren la primera victoria popular”, fueron sus primeras palabras en Twitter, poco después de que se oficializara su victoria.

“He dedicado mi carrera a esta lucha por la justicia social, contra la desigualdad y la corrupción”, dijo durante la campaña y dijo estar “dispuesto a conducir el destino del país y gobernar con amor y no con odio”.

Anticipando un duelo clásico contra la derecha, la sorpresiva clasificación a octavos de final del independiente Rodolfo Hernández el domingo cambió la situación, y ambos se presentaron como una ruptura con la élite que siempre ha regido el país.

“Después de tantos años de un sistema manejado por la misma gente y no trabajando para la mayoría, el cambio es la aspiración y la lucha de toda Colombia”, enfatiza.

Confortar

El líder de la coalición de izquierda «Pacto Histórico» quería cambiar el rumbo de «200 años de historia». Lo hizo el domingo, superando a su oponente por más de 700.000 votos.

Petro tendrá que tranquilizar a los conservadores, empresarios, terratenientes y militares, que temen un «salto al vacío» con esta victoria de la izquierda y que han agitado en vano el espantapájaros del «comunismo» o el ejemplo de la vecina Venezuela «socialista bolivariana». ha entrado en crisis.

Sus opositores lo atacaron por su pasado en el M-19, una guerrilla urbana de extrema izquierda que firmó un acuerdo de paz en 1990. Pero los colombianos registraron su deseo de «cambio».

Se describe a sí mismo como «progresista» más que «izquierdista», consciente del rechazo que el término puede causar en un país torturado por seis décadas de conflicto con varios guerrilleros.

Sin embargo, sigue encarnando una izquierda hispana clásica, heredera de los años 60 y 80, algo desfasada de una nueva generación más preocupada por la ecología, el feminismo y el antirracismo, representada por su compañera de fórmula, la carismática afrocolombiana Francia Márquez.

guerrilleros

El levantamiento de Gustavo Petro, de clase media y educado en el sacerdocio, tiene sus raíces en su rechazo al golpe militar chileno de 1973 contra el presidente Salvador Allende, así como al presunto «fraude electoral» durante el mismo período contra un partido popular colombiano.

Admirador del Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, había adoptado durante su vida clandestina el nombre de Aureliano, personaje de «Cien años de soledad».

Pero siempre fue un luchador «mediocre», dijeron sus compañeros de armas. Detenido y torturado por el ejército, fue encarcelado durante un año y medio.

En sus memorias tituladas «Una vida, varias vidas», admite nunca haber tenido «vocación militar» (…) «lo que yo quería hacer era la revolución». Una etiqueta de «revolucionario» que siempre ha reivindicado, con su preocupación por ayudar a «los más pobres».

Una de las palabras clave de su campaña, «vida», está inspirada en su catolicismo, influida por la teología de la liberación. También es el único candidato en esta elección con el que se ha reunido el Papa Francisco.

Será difícil ganarse la confianza de los militares que deberán jurarle lealtad y aceptar las negociaciones de paz que quiere reiniciar con los levantamientos que siguen activos, así como el ofrecimiento que planea hacer a los narcotraficantes para quitarse la vida. someterse a la corte.

Diputado, senador y luego alcalde de Bogotá de 2012 a 2015 Gustavo Petro se vio obligado a tres años de exilio en Europa tras amenazas de muerte y fue uno de los políticos más protegidos del país. Esto será aún más el caso a partir del domingo.

Como parlamentario, denunció los vínculos entre políticos de extrema derecha y grupos paramilitares. Pero su paso por la alcaldía capitalina dejó un recuerdo mixto, la imagen de un hombre autoritario, gestor mediocre.

Uno de sus asesores en ese momento, Daniel García-Peña, criticó su «despotismo» y su «dificultad para trabajar en equipo», al tiempo que reconoció su conocimiento del país. Otros lo acusan de una forma de mesianismo, de verse a sí mismo como un destino con demasiado ego.

Apasionado de la geografía, Gustavo Petro es casado y padre de seis hijos de diferentes mujeres. En una entrevista reciente, su hija adolescente Sofía se mostró encantada de «pensar en su padre como un hombre en deconstrucción, una gran victoria para el feminismo».

Alarico Orozco

"Gurú de las redes sociales sin disculpas. Lector general. Especialista en cultura pop incurable".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.