[Karlovy Vary Film Festival] «Tienes que venir a verlo»: la nueva realización de Jonas Trueba

Jonas Trueba lleva varios años en boga y presenta su nueva película “Tienes que venir a verlo” en competencia con Festival de Cine de Karlovy Vary. A través de la cotidianidad más sencilla de dos matrimonios madrileños, el director ibérico explora las relaciones sociales y la ambición filosófica de los individuos del siglo XXI.mi siglo. De esta historia extrañamente realista surgen reflexiones implícitas sobre nuestro lugar en la sociedad y, más ampliamente, en este mundo contemporáneo.

Es con su quinto largometraje Eva en agosto la virgen de agosto en versión original) que el cine de Jonas Trueba llegará a Francia en agosto de 2020. La historia de esta joven que deambula por encuentros fortuitos en la capital española en pleno verano ha sido nominada en la categoría de mejor película extranjera en la ceremonia de los César del próximo año. La película previamente impresionó a los 54mi edición del Festival de Karlovy Vary en 2019. Para este 56mi en parte, el festival checo revela el nuevo logro del cineasta español en la batalla por el premio Globo de Cristal.

Una reflexión interpretada en música.

¿Tienes que venir a ver se abre con un ciclo de conciertos en el que descubrimos a los cuatro protagonistas que quedan cautivados y transportados por la composición de un pianista. Pero ya parece haber una ruptura entre los dos pares de amigos: uno parece más cuestionable que el otro. Susana y Guillermo, una floreciente pareja bohemia-burguesa perfectamente enraizada en su época, aprecian cada nota de esta melodía que quieren que sus amigos descubran. Por el contrario, los rostros de Elena y Daniel son menos expresivos y menos apasionados -Daniel luego declara que se siente culpable por no captar la expresividad de esta música científica.

El tema de la historia de Jonas Trueba también parece ser interrumpido por la música. Cuando viajan en tren para visitar a Susana y Guillermo, que se han mudado al campo a pocos kilómetros de Madrid, la pareja va acompañada de una canción Vamos a mudarnos al campo por Bill CallahanLa pieza suena como una poética llamada a viajar, y esta vez la sonrisa se hace presente en el rostro de Daniel para quien la melodía resulta más evocadora.

La vida cotidiana y la extrañeza del mundo.

Esta nueva película de Jonas Trueba vuelve a cuestionar la sociedad contemporánea. En una historia en la que la narración presenta la vida cotidiana de los españoles treintañeros de forma prosaica y realista, el cineasta saca a relucir sutilmente una inquietante extrañeza: la del mundo que nos rodea. De hecho, las discusiones de los protagonistas están plagadas de momentos de vacilación donde el malestar no es insignificante, sino casi sintomático de un malestar civilizatorio. Elena y Daniel parecen más conscientes de esta condición, entendiendo que son solo uno de muchos individuos.

Esta idea atraviesa ambos lados de una historia aparentemente simplista. Pero es en el seno de la banalidad donde cobran toda su relevancia las observaciones altamente filosóficas de Jonas Trueba. El resultado es una película que deja una sensación de inseguridad pero perfectamente anclada en la conciencia del espectador.

Imágenes: ©Film Servis Festival Karlovy Vary

La agenda de la semana inaugural de la semana del 7 de julio
«Loving Highsmith», la película que sigue la vida de Patricia Highsmith

didier quentin

Alarico Orozco

"Gurú de las redes sociales sin disculpas. Lector general. Especialista en cultura pop incurable".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.