La Constitución Española celebra su cumpleaños con dolor

20 de noviembre de 1975 Con la muerte del general Franco se ponían fin a los 40 años de dictadura española. Entonces comenzó el proceso de transición nacional del antiguo régimen totalitario a un sistema democrático. La redacción de la constitución y su aprobación por la población en referéndum el 6 de diciembre de 1978 fue el pináculo. Un texto supremo que ahora está siendo cuestionado por muchos sectores políticos.

Dos días después de la muerte de Franco, Juan Carlos I fue nombrado rey de España y jefe de Estado de facto, siguiendo la voluntad previamente expresada por el dictador. Para gran ira de los círculos de Franco, el Rey de España condujo al país hacia la democracia. El presidente del Gobierno, cercano a Franco, Carlos Arias Navarro fue despedido en julio de 1978 y reemplazado por el centrista Adolfo Suárez González† Es el comienzo del período constituyente del nuevo orden español.

El Real Decreto 20/1977 estableció un parlamento y un senado españoles, elegidos por sufragio universal. En el proceso, se legaliza el Partido Comunista. El 15 de junio de 1977, por primera vez desde 1936, los ciudadanos españoles eligieron 350 diputados y 207 senadores. La prioridad de la cámara legislativa es la redacción de una constitución: cuerpo principal de la estructura política y jurídica del estado. Para ello se formó una comisión parlamentaria «Asuntos Constitucionales y Libertades Públicas» con ocho diputados que serían los fundadores de la constitución: los centristas Cisneros, Pérez-Llorca, Herrero, Miñón, el nacionalista catalán moderado Miquel Roca, el ex franquista el ministro y futuro fundador del Partido Popular Manuel Fraga Iribarne, el socialista Peces-Barba y el comunista Jordi Solé. La elección de estos hombres y sus orientaciones políticas corresponden al aire que respira la joven democracia española: no ofender a ningún sector de la sociedad. El franquismo social y militar sigue siendo omnipotente en la España de 1978, cimentado por 40 años en los círculos de poder. Progresistas, socialistas y comunistas quieren participar en los asuntos públicos tras cuatro décadas de silencio forzado.

El gran choque entre los dos bloques será el sistema de autonomía política. El texto constitucional establece que las regiones históricas del Reino de España: Cataluña, Galicia, el País Vasco y Andalucía pueden llegar a ser autónomas por la llamada vía rápida, las demás áreas que deseen beneficiarse de este estatus lo harán lentamente. . El estatuto de autonomía es una descentralización donde el estado central delega algunas de sus competencias en los países de la región: cultura, sanidad, política educativa, gestión turística, equipamiento y policía. Los autónomos gestionan su propio presupuesto. Todos los poderes de la autonomía deben evolucionar dentro del marco legal y constitucional español.

Estos sutiles equilibrios se han debilitado con el tiempo y con la llegada de nuevas generaciones. En Madrid, la izquierda radical Podemos, hoy en el poder en coalición con los socialistas, está desafiando al régimen monárquico a cambiar a una república. En Barcelona, ​​los separatistas impugnan toda la constitución que impide a Cataluña imaginar un destino soberano.La pareja real vota en el referéndum constitucionalEl conflicto catalán, que alcanzó su clímax en 2017, tuvo su origen en un intento de reforma constitucional en 2005. Ante las permanentes demandas de Cataluña de ampliar sus competencias, el entonces presidente del Gobierno socialista cerró un importante pacto con el Gobierno catalán de los socialistas catalanes. (PSC), la Izquierda Independiente (ERC) y la Derecha Nacionalista (CiU) para dar más privilegios a la autonomía catalana.

El presidente del Gobierno español Zapatero y Artur Mas tras el Acuerdo del Estatuto de Autonomía

Cataluña mantuvo algunos de los impuestos, especialmente el IVA y el IRPF para tener una gran autonomía financiera. Reconocido oficialmente por la reforma del estatuto de autonomía el hecho de que Cataluña es una nación, parte de la nación española. La reforma fue aprobada por el parlamento catalán con una mayoría del 70%, el Congreso de los Diputados español y el Senado español. El texto finalmente fue ratificado en referéndum en Cataluña con un 73,90% a favor. El 18 de junio de 2006, el problema catalán terminó históricamente.

No por mucho tiempo. Estimulado por ciertos sectores de la sociedad española (la iglesia, la patronal, los sindicatos), el Partido Popular (PP) encabezado por Mariano Rajoy volvió a hacer campaña contra el nuevo estatuto catalán. Tras una campaña de firmas, el Partido Conservador finalmente recurrió al Tribunal Constitucional, que finalmente suspendió la reforma estatutaria.

El dolor de la reforma del estatuto de autonomía

Después de cuatro largos años de espera, el tribunal finalmente falló en 2010: el estatuto fue ampliamente cuestionado y despojado de su contenido. Se anula la reforma fiscal y Cataluña ya no es una nación sino una simple región de España. Furia. Toda Cataluña está conmocionada: desde la prensa, que coeditamos editoriales, hasta el conjunto de la empresa y la sociedad, saliendo masivamente a la calle con el récord de más de un millón y medio de manifestantes. Cataluña se siente atormentada y traicionada. Tras la votación en los parlamentos español y catalán y la ratificación de un referéndum, ¿cómo puede ser anulado el estatuto de autonomía por un tribunal considerado partidista y ultraconservador?

En los últimos años, más de medio centenar de textos han sido suspendidos o suprimidos por la autoridad constitucional. Instrumentos legales como rentas mínimas para las familias más pobres, no cortar la energía primaria en invierno con fines sociales, horarios de apertura de comercios o prohibir las corridas de toros han sido cuestionados sistemáticamente por los tribunales. Cuando tantas leyes catalanas han sido rechazadas durante años, no es solo el deseo de Cataluña de rebelarse contra España. En primer lugar, como ocurre con cualquier tribunal constitucional, existe un grado de subjetividad en la toma de decisiones del tribunal español con respecto a la aplicación práctica de la constitución.

Como escribimos más arriba, el texto básico de la España democrática de 1978, al final de la dictadura franquista, se redactó rápidamente y se buscó un amplio consenso para satisfacer a todos los sectores de la sociedad española. Esto ha resultado en una constitución que a menudo es poco clara y vacilante en términos de poderes compartidos entre el gobierno español y la autonomía catalana. Está claro que en la gran mayoría de los casos, en una disputa, la Corte Constitucional falla a favor del estado central.

Resultado de búsqueda de imágenes para "carles puigdemont parlamento dui"

Junto al caso catalán, la Constitución está siendo abusada por Podemos. La propuesta de abolir la monarquía se ve reforzada por los casos de corrupción del rey emérito Juan Carlos. A fines de 2021, la izquierda radical abrirá un nuevo frente para derribar la constitución: la revisión de la ley de amnistía de 1978. Simultáneamente a la constitución, el legislativo aprobó una importante ley de amnistía en 1978: nadie puede ser procesado por delitos y delitos políticos cometidos durante la dictadura. Una ley introducida por el campo progresista para permitir la liberación inmediata de todos los presos políticos encarcelados por el régimen de Franco. Con un gran inconveniente: una amnistía para todos también significa que los líderes de Franco no pueden ser juzgados y procesados ​​por abusos durante la dictadura. Más de 40 años después de la aprobación de la ley, Podemos propone condenar a los muertos deshaciendo el texto de amnistía. Una línea blanca que el partido socialista se niega a cruzar.

Reyes Godino

"Gurú del café exasperantemente humilde. Practicante de viajes. Fanático de los zombis independiente. Solucionador de problemas certificado. Erudito de la comida. Estudiante".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *