la frontera del idioma»

Por Anne Guillard, Solène L’Hénoret, Mattea Battaglia y Jordan Pouille

Publicado hoy a las 06:00

Sus vidas se ven trastornadas por el conflicto. Doce familias ucranianas y rusas han hablado sobre su nueva vida cotidiana en Francia en las últimas semanas. Desde nuestros últimos intercambios, Anna, la hija de Evgenia, ha descubierto que padece cáncer. Oleksandre tiene una serie de obras de construcción para una PYME en Sologne que lo ha tomado bajo su protección. Olga, de 18 años, que huyó de Moscú a Armenia, ahora se ha reunido con su familia en Francia, en Bures-sur-Yvette (Essonne).

En esta serie, «Carnets d’exil», no se publicarán todos los nombres para proteger a las personas que han accedido a declarar con el Mundo

Dos meses después de que comenzara la guerra en Ucrania, más de 70.000 ucranianos desplazados se benefician de la prestación de solicitante de asilo en Francia, según las últimas cifras de la Oficina Francesa de Inmigración e Integración, publicadas el 27 de abril.

La familia de Olga y Stanislav, en Estrasburgo.

“NUESTRA SITUACIÓN NO HA SIDO NORMAL, Trato de lograr una apariencia de equilibrio tanto como sea posible al conciliar mi vida familiar, las necesidades de mis hijas y mi vida profesional. O lo que queda de eso: he atendido a una docena de pacientes, alrededor de un tercio de ellos los recibí en consulta cuando trabajaba en Kiev. Todo en «video», por supuesto. Y todo muy marcado por esta guerra de dos meses en Ucrania.

Algunos se quedaron en casa. Otros tienen su sede en Estados Unidos, España, Suiza… Y, como era de esperar, la guerra está en el centro de todas las preocupaciones; todos mis pacientes se han visto afectados, incluso los que vivían fuera de nuestras fronteras antes del conflicto.

Al principio, cuando me hacía cargo de las sesiones, nos preocupaba principalmente el manejo de las emociones. Lo que destaca ahora es la sensación de estar perdido, y de que la vida podría terminar en cualquier momento. El miedo es muy fuerte, en todas las edades.

¿Trabajar con francés? Me encantaría ! Pero para eso tendría que poder validar mi diploma… Y para validar mi diploma, tendría que volver a uno o dos años de estudio… Y para eso tendría que hablar francés con fluidez. Mi esposo, mis hijas y yo siempre nos encontramos con este obstáculo: la barrera del idioma. Es ella quien nos impide proyectarnos realmente en Francia. Ahora que hemos tomado la decisión de quedarnos en Estrasburgo al menos hasta el comienzo del año escolar [celle de septembre], estamos pensando en tomar cursos. Encontré un profesor de francés que se quedó en Kiev, que también trabaja en «video». O cursos colectivos en línea ofrecidos por una asociación ucraniana. Todavía tengo que contactarlos. Estoy teniendo algunas dificultades con la toma de decisiones en este momento… Cualquier iniciativa que necesita ser implementada se complica.

Te queda el 74,94% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

Imelda Arevalo

"Fan incondicional de los zombis. Defensor incurable de Internet. Solucionador de problemas sutilmente encantador. Ninja independiente de Twitter".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.