Los candidatos presidenciales franceses se multiplican

Superada en gran medida por el presidente saliente hace unos meses en las encuestas, ha recuperado casi todo su rezago en los últimos días de campaña. Una encuesta de opinión le dio el 48,5% de los votos en la segunda vuelta de la votación del lunes, frente al 51,5% de Macron.

Está a punto de tomar represalias, derrotada en gran medida en 2017 por Emmanuel Macron, que la aplastó en un debate a dos vueltas: Marine Le Pen, que consiguió restar importancia a la extrema derecha, podría convertirse el 24 de abril en la primera mujer presidenta de Francia.

«El impulso a favor de Marine Le Pen nunca ha sido más fuerte. La esperanza está creciendo. No dejes que tu voz se disperse». dio la bienvenida el presidente interino de su partido, Jordan Bardella.

Una pequeña victoria familiar para la hija de Jean-Marie Le Pen, figura de la extrema derecha francesa durante décadas, que nunca podría haber soñado tan alto. Tuvo que deconstruir con paciencia lo que él había construido con discursos antisemitas o racistas, a veces condenados en los tribunales.

demonizarel Frente Nacional (FN), hasta que su padre fue expulsado en agosto de 2015, cuyos comentarios fueron demasiado divisivos para permitir una victoria nacional. «Yo amaba a este hombre»ella dice. «Luché mucho por él, pero en algún momento tuvo que parar».

Cambia la imagen del partido a través de una «normalización», que pasó a tener un nuevo nombre. La FN, de siniestra reputación, se convirtió «Asamblea Nacional» (RN) en 2018. Su escuela, que ha presidido desde 2011, hace campaña con su primer nombre, Marine, sobre su apellido altamente convertido.

Cambios

En los platós, el candidato, de carácter quisquilloso, ya no se enfada con los picos de los periodistas. Ella lo toma cortésmente. Vístete con colores claros. Sonríe más. Muestra su lado femenino.

Dos veces divorciada, madre de tres hijos, divorciada de una de las figuras del movimiento, Marine Le Pen, de 53 años, abogada de formación, insiste en la economía, mala relación del discurso de RN, a la «perdedores‘ de la globalización, a menudo atraídos por las sirenas de la extrema derecha.

Para las elecciones presidenciales de 2022, está haciendo campaña por el poder adquisitivo, la principal preocupación de Francia, mientras que la guerra en Ucrania está elevando los precios del combustible y los alimentos. Frente a un Emmanuel Macron, ex banquero de inversiones, al que se refieren como «presidente de los ricos».

Abrumada por un momento a su derecha por Eric Zemmour, deja pasar la tormenta y ve al excontrovertido, que quiere obligar a los padres a dar «nombres franceses» a los recién nacidos o crear un Ministerio de Repatriación para recuperar a los extranjeros no deseados. enviar. en las encuestas

Relacionado con «discurso radical, incluso brutal» elegido por el señor Zemmour, «Marine Le Pen ha tomado la decisión contraria para normalizar, suavizar y suavizar su discurso»señala Cécile Alduy, profesora de la Universidad de Stanford e investigadora asociada del Cevipof (Science Po).

«Su programa apenas ha cambiado en los fundamentos de la FN, como la inmigración y la identidad nacional, pero ha elegido un vocabulario diferente para justificarlo». continúa este especialista de extrema derecha. Esto es ahora “en nombre del laicismo y de los valores republicanos, incluso del feminismo, que ataca al islam y quiere limitar drásticamente la inmigración no europea”.

«Agresivo»

A nivel de migración, el programa tiene incluso «curtido“Desde 2010, el lunes señaló un estudio de la Fundación Jean-Jaurès.

Marine Le Pen prevé para 2022 incluir en la constitución la «prioridad nacional» que privará a los extranjeros de diversos beneficios. Ella también, como Éric Zemmour, quiere expulsar a los inmigrantes ilegales, delincuentes y delincuentes extranjeros, tanto a los sospechosos de radicalización como… a los extranjeros que llevan más de un año sin trabajo, apuntó.

La segunda vuelta, sin embargo, le está prometida por todos los colegios electorales… siempre que sus votantes, a diferencia de los del presidente saliente, eviten rápidamente las urnas, acudan a la cabina de votación el domingo, el día de la primera vuelta.

Si convence sus reticencias, se le promete un nuevo debate contra Emmanuel Macron, para intentar borrar el de los entrevueltas de 2017, abordado desprevenido, que había visto rociarlo al presidente saliente.

Marine Le Pen, que reconoció en el diario Le Parisien a finales de marzo, una «error estratégico», afirma tener «Lecciones aprendidas».

«Hace cinco años tuve un joven frente a mí que salió de la nada. Me dije a mí mismo que explicara a los franceses cuál sería su política y entonces fui agresivo». ella explica.

Más «Esta vez realmente voy a usar mi tiempo para mostrarle al pueblo francés que una política diferente es posible. (…) Creo que nunca he estado tan cerca de la victoria como hoy».

Reyes Godino

"Gurú del café exasperantemente humilde. Practicante de viajes. Fanático de los zombis independiente. Solucionador de problemas certificado. Erudito de la comida. Estudiante".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.