Macron presenta su proyecto para la gestión política del espacio Schengen

Publicado el 2 de febrero 2022 a las 11:06Actualizado el 2 de febrero de 2022 a las 13:48

Con su sombrero como presidente en ejercicio del Consejo de la Unión Europea, Emmanuel Macron estará en Tourcoing este miércoles por la noche para abrir una reunión informal de los ministros del Interior de los 27 estados miembros con un discurso. Un planteamiento sin precedentes en Europa y prueba de la importancia que el jefe de Estado concede a los temas migratorios, que han estallado tanto en Francia como en el resto de Europa desde que comenzaron a alimentar la retórica de los populistas.

Espera avanzar en las reformas en curso en Bruselas y en particular aprovechar la oportunidad de dos reformas técnicas del espacio Schengen para jugar a la política. Y restaurar la confianza de los estados miembros que desconfían más que nunca de la política migratoria europea.

La primera de estas reformas pretende «Mecanismo de evaluación de Schengen». Una fórmula un tanto bárbara que consiste en hacer que los países que custodian la frontera exterior de la zona cumplan con sus obligaciones en materia de personal y funcionamiento de las bases de datos. Estos países se evalúan regularmente, pero Francia quiere más muestras y, especialmente, quiere aumentar la presión política sobre aquellos que no están atentos y aún dejan pasar a los inmigrantes sin registrarlos.

Un sistema “mejor mantenido”

El comité de dirección política que impulsa Emmanuel Macron debería permitir, jugando con la gobernanza de la eurozona por parte de los ministros de finanzas, detectar casos de fallas graves a nivel ministerial. En caso de que el Estado señale que no corregirá rápidamente estas deficiencias, sus vecinos podrían reintroducir controles en sus fronteras con él. “Queremos un sistema Schengen mejor mantenido y más integrado”, dicen en el Elíseo.

Finalmente, este “Consejo de Ministros de Schengen” se convertiría en un órgano de respuesta rápida en caso de crisis migratoria. Para superar la reticencia o incluso la negativa de determinados Estados miembros a cooperar con Frontex, como acaba de hacer Polonia durante la crisis con Bielorrusia, el órgano político organizaría un «mecanismo de solidaridad» separado de Frontex, combinando los recursos europeos existentes con los que los Estados miembros estarían dispuestos a poner a disposición de forma bilateral. Un arreglo entre capitales que no gusta a Bruselas, donde vemos un intento de ‘renacionalizar’ la política migratoria.

Frenar los movimientos secundarios

El otro texto se refiere a la reforma del Código de fronteras Schengen que la Comisión presentó en diciembre. Amplía las condiciones que permiten a los estados restablecer los controles en las fronteras internas del área de libre circulación. Además de las amenazas terroristas y de seguridad, habrá preocupaciones relacionadas con la crisis sanitaria y también con la lucha contra las personas en situación ilegal. Una nueva herramienta para detener los flujos secundarios de solicitantes de asilo que cruzan de un país a otro en un intento por obtener protección internacional. Francia está aprovechando todas las oportunidades para ganar la aprobación de una gran mayoría de los estados miembros, que la acarician en la dirección de su cabello.

Sin embargo, el Elíseo y el Ministerio del Interior muestran una ambición diferente, con menos facilidad. El de despejar el proyecto de pacto sobre migración y asilo, que está congelado en sus departamentos desde 2016, pese a los intentos de la comisión von der Leyen de adaptar el envoltorio en 2020. El proyecto de entrada múltiple se basa en la solidaridad que los países de primera entrada de inmigrantes pueden esperar a cambio de su responsabilidad de proteger las fronteras exteriores de la Unión. Un “equilibrio” que la Comisión alaba, pero con el que los Estados no están de acuerdo.

Nuevo método

La carta de 12 Estados miembros pedir a la Comisión que reembolse los costes de construcción de un muro en sus fronteras y pedir prestado devolución de migrantes en la frontera muestra que el cursor europeo se mueve más hacia la represión y el cierre de fronteras que hacia la solidaridad.

Sin embargo, Francia ofrece un «nuevo método» para avanzar. Más trivial, intentará proceder por etapas. Por el lado de la responsabilidad, espera persuadir a los Veintisiete para que adopten la reforma del archivo Eurodac, que debería permitir contrarrestar los movimientos secundarios de los solicitantes de asilo.

A cambio, la idea sería desbloquear parcialmente el componente de solidaridad con el que luchan muchos estados, particularmente en Europa del Este, que continúan negándose a «compartir la carga» de los refugiados. A París le gustaría reunir una «masa crítica» de estados miembros listos para aceptar reubicaciones, incluidos los rescatados en el mar. Tal compromiso se hizo en 2018 en La Valeta entre un puñado de países, pero se salió de control. Alemania ha dicho que está lista para reactivar este sistema de contención.

Alarico Orozco

"Gurú de las redes sociales sin disculpas. Lector general. Especialista en cultura pop incurable".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.