Malí expulsa a portavoz de misión de la ONU

BAMAKO: La junta de Bamako ordenó este miércoles la expulsión del portavoz de la misión de la ONU en Malí, Minusma, una nueva manifestación de la disputa diplomática entre las autoridades militares del país y sus socios internacionales.

Las autoridades malienses acusan a Olivier Salgado, de nacionalidad francesa, de publicar «información inaceptable» en la red social Twitter al día siguiente de la detención de 49 soldados marfileños en Bamako el 10 de julio.

En Nueva York, Naciones Unidas dijo que lamentaba «profundamente» esta decisión. El portavoz adjunto de la ONU, Farhan Haq, subrayó que la doctrina de persona non grata no se aplica a los agentes de la ONU y agregó que se tomarán «medidas apropiadas», sin especificar su naturaleza.

El gobierno de Malí informó el miércoles a la Representante Especial Adjunta del Secretario General de la ONU, Daniela Kroslak, de «la decisión» de Bamako «de invitar al Sr. Olivier Salgado, portavoz de Minusma, a ingresar al territorio dentro de las 72 horas», dice un comunicado. a la AFP.

Olivier Salgado, como portavoz de Naciones Unidas en Malí, había publicado elementos de comunicación de la Minusma sobre este caso de los 49 militares marfileños detenidos desde la creación de la misión en 2013.

Estos, descritos por Bamako como «mercenarios», según Abiyán eran elementos de apoyo para el contingente marfileño de Minusma, los «Elementos Nacionales de Apoyo» (ENS), un procedimiento de la ONU que permitía a los contingentes de las misiones de mantenimiento de la paz confiar en proveedores de servicios fuera de la ONU para la logística. apoyo.

Según Costa de Marfil, tomarían el relevo de otros marfileños que estaban desplegados en Malí.

Según el tuit del portavoz de la Minusma del 11 de julio, la información sobre este seguimiento fue «proporcionada a las autoridades nacionales con antelación», lo que Bamako desmintió.

Serie de contratiempos diplomáticos

La expulsión de Salgado se suma a otros problemas diplomáticos entre Mali y la ONU, que tiene 12.261 soldados y 1.1718 policías en el país desde 2013.

El 14 de julio, Bamako anunció la suspensión de todas las rotaciones militares y policiales de Minusma, citando la necesidad de realizar una «reunión» entre las dos partes para facilitar «la coordinación y regulación» de dichas rotaciones. No se ha fijado fecha para esta reunión.

Egipto anunció al día siguiente que suspendería a partir de agosto la participación de sus 1.035 soldados en Minusma, cuyo mandato fue prorrogado por un año el 29 de junio.

Esta renovación estuvo acompañada de una «fuerte oposición» de Malí a la libre circulación de cascos azules para investigaciones de derechos humanos.

En particular, su embajador en la ONU, Issa Konfourou, había declarado que Bamako «no tiene intención de llevar a cabo los términos del mandato relacionado con la libre circulación de las fuerzas de paz para las investigaciones» sin luz verde previa.

Esta restricción a la libertad de circulación, que se formalizó a finales de junio, en realidad se remonta a enero, según diplomáticos, período que coincidió con el despliegue en Malí de paramilitares de la empresa privada rusa Wagner.

El miércoles por la mañana, Yerewolo-Debout sur les Remparts, una organización conocida por tener estrechos vínculos con la junta, envió una carta a su líder en la sede de Minusma en Bamako solicitando la partida de la misión.

Según esta asociación, cuyo líder es Adama Ben Diarra, también conocido como Ben le Cerveau, notorio opositor a la intervención internacional en Malí y figura pro-junta entre las más activas en la calle y en los medios, Minusma «una fuerza de ocupación que da nueva vida y mantiene el miedo».

Figura visible y simbólica

Esta expulsión se produce en el contexto de un enfrentamiento diplomático que se prolonga desde hace varios meses entre Bamako y sus socios: primero Francia, que empujó a Malí a la salida a principios de 2022 tras nueve años de presencia militar en el país, a través de la Operación Serval y luego Barkhane .

La escalada de los problemas diplomáticos entre Minusma y Malí sigue «exactamente el mismo camino» que la relación entre Francia y Malí, dijo a la AFP un investigador en Bamako bajo condición de anonimato: «un bloqueo de contingentes de extranjeros, el cuestionamiento de los marco legal y luego la expulsión de una figura visible y simbólica…»

El embajador francés había sido expulsado del país por las autoridades malienses en enero. Los últimos soldados franceses deben abandonar Malí dentro de unas semanas.

Luego con la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (ECOWAS), que ha sancionado severamente a Malí durante seis meses por no cumplir con sus obligaciones, especialmente en el delicado tema del regreso de los civiles al poder.

Las sanciones económicas y financieras finalmente se levantaron a principios de julio después de la presentación de un calendario electoral para las próximas elecciones presidenciales en febrero de 2024.

Lucha de brazos con Costa de Marfil, por fin, desde el 10 de julio tras la detención de 49 militares en el aeropuerto de Bamako. Todavía estaban detenidos en Malí el miércoles.

Reyes Godino

"Gurú del café exasperantemente humilde. Practicante de viajes. Fanático de los zombis independiente. Solucionador de problemas certificado. Erudito de la comida. Estudiante".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.