más caliente, más temprano, más a menudo – Liberar

Durante la última semana, el país ha sufrido temperaturas abrasadoras, completamente inusuales para esta época del año. Todos los estudios lo confirman, los periodos de fuerte calor se vuelven más intensos, mientras que el número de días fríos disminuye.

A media tarde los termómetros se equivocan: el lunes marcaban 41,9°C en Badajoz, 42°C en Córdoba, 43°C en Andújar. La letanía de temperaturas plomizas podría continuar durante mucho tiempo, extendiéndose por la llanura del Guadalquivir en Andalucía, en la extensión de Extremadura o en la meseta de Castilla-La Mancha. ¿Nuevos récords? No las temperaturas, sino la precocidad y durabilidad de la ola de calor. Los especialistas son formales, empezando por los funcionarios de la Agencia Nacional de Meteorología (Aemet), la ola de calor que asoló España a finales de la semana pasada y que debería extenderse al país hasta al menos este jueves, constituye un récord.

noches tropicales

Nunca habíamos visto estallar una ola de calor tan intensa a mediados de junio, según la definición del fenómeno que da la Aemet, de al menos tres días de duración; una importante expansión en el territorio nacional; algunas de las temperaturas más altas del año. La llegada a la península de la estabilidad atmosférica, la llegada de una masa de aire procedente de África y un sol muy fuerte fueron ampliamente anunciados la semana pasada. «En el mes de junioasegura José Miguel Viñas, de Aemet, estamos acostumbrados a los días calurosos en los últimos años, ¡pero no tanto ni tan intensos como los que experimentamos hoy!” No sólo está el calor del día, sino también las noches tropicales entre 20 y 25°C, o incluso más, como en Navalvillar de Pela, a 150 km de Badajoz en Extremadura, alcanzando los 33°C en las profundidades de la noche.

Esta ola de calor extremo recuerda a los españoles que este es solo un episodio de un fenómeno en escalada registrado en las últimas décadas. Según la Aemet, todavía hay diez olas de calor en junio desde 1975, cinco de las cuales son desde 2011. “Esto da una idea de la intensificación y aceleración de estos periodos de ola de calor”, continúa José Miguel Viñas. ¡Y eso te asusta para el próximo verano, cuando oficialmente todavía estamos en primavera! Ya en agosto de 2021 pensábamos que habíamos tocado techo con la peor ola de calor de agosto, que golpeó a 36 de las 50 provincias, y un récord de temperatura lamentablemente en manos de la ciudad de Montoro, en Andalucía, con… 47,4°C ! En una larga crónica, la vanguardia se preguntó: «¿Cuándo llegará el plato?» por encima de la marca de 50°C† ¡No deberíamos sorprendernos si lo presenciamos pronto! Otro claro indicio de que estamos ante un aumento notorio del calor, añade la Aemet: Es la primera vez que registramos temperaturas por encima de la media durante ocho años seguidos. Como resultado, la precipitación cae significativamente. En 2021 cayeron en la península 569 l/m² de agua, un 11% menos de lo normal, calculado en el periodo comprendido entre 1981 y 2010.

Esperando un verano infernal

Aparte del partido de extrema derecha Vox, abiertamente climático, todo el espectro político y el Gobierno español ya no ven dudas. Por ejemplo, el Ministerio de Transición Ecológica destaca que el último «año frío» se remonta a 2013 y que venimos presenciando “a años cálidos, muy cálidos o extremadamente cálidos”† El vínculo con las bajas temperaturas es esclarecedor: A pesar del espejismo de Filomena, estas ventiscas del invierno 2020-2021 hicieron estragos en el país, o establecieron récords puntuales el año pasado en Aragón o Castilla León (-25°C, incluso -26,5°C) , el número de días fríos sigue cayendo. Ha habido 14 registros de este tipo en la última década, en comparación con 146 registros de días cálidos. En cuanto a la temperatura en el Mediterráneo, los indicadores muestran un aumento constante desde 2003. Anticipándonos a un verano infernal, nos estamos preparando para lo peor. «No existe un vínculo directo entre la precocidad de esta ola de calor y la intensidad del calor del próximo verano, pero hay muchas razones para creer que se batirán nuevos récords», teme José Miguel Viñas. Los Bomberos están en alerta en todo el territorio, conscientes del altísimo riesgo de incendios. Por el momento, varias brigadas combaten las llamas en la región de Málaga, donde ya se han quemado 3.500 hectáreas desde la semana pasada.

Alarico Orozco

"Gurú de las redes sociales sin disculpas. Lector general. Especialista en cultura pop incurable".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.