por qué el país está sumido en una crisis política más aguda que nunca

Los españoles vuelven a las urnas por cuarta vez en cuatro años. Seis meses después de las elecciones parlamentarias de abril, 37 millones de votantes han sido llamados a elegir un nuevo parlamento desde la mañana del domingo 10 de noviembre. El presidente del Gobierno socialista, Pedro Sánchez, es incapaz de formar una mayoría y así gobernar y espera conseguir un nuevo mandato y acabar con la interminable inestabilidad política. El resultado de la votación se espera al final de la tarde.

>> Votos, resultados, reacciones… Sigue en directo las elecciones al Parlamento español

Pero todas las encuestas indican que el jefe de gobierno no obtendrá la mayoría. Si, no obstante, sale victorioso de estas elecciones, deberá volver a contentarse con un Gobierno que no puede contar con diputados que han ganado su causa, y que negociará caso por caso ayudas para modificar un presupuesto o modificar leyes. . ¿Por qué España está inmersa en una inestabilidad política que dura desde 2015 y que hoy parece inextricable? explicación.

Porque la dualidad está destrozada

Históricamente, la vida política española ha estado dominada durante mucho tiempo por dos fuerzas: el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), una fuerza socialdemócrata de centroizquierda, y el Partido Popular (PP), que representa a la derecha conservadora. Pero este sistema bipartidista se hizo añicos en las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015.

Dos nuevos partidos han ingresado al parlamento por primera vez: la fuerza de izquierda radical Podemos y Ciudadanos, un partido liberal de centro-derecha. “Estos partidos se fundaron con el objetivo de acabar con el bipartidismo que cansaba a muchos españoles. Lo consiguieron, pero hundieron al país en la inestabilidad institucional”, explica Cyril Trépier, geógrafo especializado en España.

A sus 39 años, Albert Rivera, líder de Ciudadanos, lleva tiempo apostando por superar la brecha entre izquierda y derecha antes de enderezar su discurso para oponerse al PSOE. Finalmente, según las encuestas, ni el bloque de izquierdas (PSOE, Podemos, Mas País) ni el bloque de derechas (Ciudadanos, PP, Vox) parecen capaces de alcanzar la mayoría absoluta la noche del domingo.

Porque el tema independentista catalán está envenenando la vida política

Como la segunda región más poblada de España, con una población de 7,5 millones, Cataluña tiene un historial de hacer y deshacer gobiernos. Conscientes de este problema, el PSOE y el PP confiaron en los partidos nacionalistas catalanes para gobernar.

“Durante mucho tiempo han servido como partidos políticos cruciales para ganar mayorías. Y a cambio, estas fuerzas han obtenido la transferencia de habilidades de Madrid a las regiones”., explica Cyril Trépier a franceinfo. †Pedro Sánchez se basó en ellos para destituir el gobierno conservador de Mariano Rajoy en 2018, pero los separatistas catalanes bloquearon su presupuesto y por eso el país está en esta situación».continúa Barbara Loyer, geopolitólogo especializado en España y profesor-investigador de la Universidad de París 8

Ahora que los nacionalistas catalanes se han vuelto claramente separatistas, estos compromisos son cada vez más delicados. ¿Cómo gobernar si algunos de los separatistas catalanes quieren hacer implosionar la monarquía?

Barbara Loyer, especialista en geopolítica en España

en franceinfo

Este es particularmente el caso de la Candidatura de Unidad Popular (CUP), el más pequeño y radical de los partidos independentistas catalanes, que se presenta por primera vez en una elección nacional.† «Nuestro lema es ‘Inmanejable’resume Non Casadevall, candidato a la CUP por la provincia de Girona. Vamos a Madrid con la intención de provocar un cortocircuito en este sistema que no funciona. Queremos volarlo por dentro”. el objetivo es «para debilitar los pilares del estado»exclamó la presidenta de la influyente asociación independentista ANC, Elisenda Paluzie.

En este contexto, el PP y los liberales de Ciudadanos no han dejado de atacar a Pedro Sánchez por el expediente catalán, instándolo a suspender la autonomía de la región y destituir al presidente separatista Quim Torra. Temiendo que esta crisis en Cataluña favorezca demasiado a la derecha, el líder socialista ha endurecido su discurso, quitándole toda esperanza de negociar una salida a la crisis.

Porque la izquierda no puede unirse

El PSOE de Pedro Sánchez tampoco podía contar con el partido de extrema izquierda Podemos para lograr una mayoría. «Aquí también, las dos partes están muy divididas en el tema de los nacionalistas catalanes, con Podemos a favor del acercamiento con ciertos nacionalistas»., explica Cyril Trépier. En abril, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, el líder de Podemos, no lograron formar gobierno y ahora parece difícil otro intento de alianza.

«Podemos está plagado de problemas de ego. Pablo Iglesias es conocido como una persona muy directiva», señala Bárbara Loyer. Esta división interna provocó la escisión del partido con la creación de Mas País («Lake Land»), liderado por el exnúmero dos de Podemos, Iñigo Errejon. Lo que fragmenta aún más el campo progresista.

Porque la extrema derecha está en una emboscada

Las imágenes de disturbios en las calles de Barcelona, ​​tras las condenas a prisión de nueve líderes separatistas, han suscitado mucha emoción en España. El partido de extrema derecha Vox ha convertido en su caso este enfado contra los separatistas catalanes. Prácticamente desconocido el año pasado, el partido ganó 24 escaños en las elecciones de abril. Una entrada contundente en el parlamento español en un país donde la extrema derecha se había mantenido muy marginal desde la caída de la dictadura franquista en 1975. Las encuestas ahora atribuyen a este partido con unos 50 escaños de 350, lo que lo convierte en el tercer poder político en el país.

El líder ultranacionalista Santiago Abascal pide la prohibición de los partidos separatistas y habla muy duro de la inmigración. Vox es «la alternativa patriótica» contra otros partidos «representante del consenso de izquierda»lanzó recientemente durante un debate televisado. «Para algunos votantes, Vox es el único partido que puede acabar con la crisis independentista»analiza Bárbara Loyer. Hay que ser consciente de que España acaba de salir del conflicto con los separatistas vascos de ETA y eso ha traumatizado a mucha gente».

Alarico Orozco

"Gurú de las redes sociales sin disculpas. Lector general. Especialista en cultura pop incurable".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.