Roma, la ‘historia equivocada’ del desalojo de la ocupación ecológica Berta Cáceres

por Giuseppe Mamana

En un cálido día del 24 de marzo, mucha desilusión comienza a cundir entre activistas y activistas de la Laboratorio ecologista autogestionado Berta Cáceres† Un espacio ocupado apenas dos semanas antes en uno de los parques más bellos del territorio romano.

En el exterior de la casa se pueden ver los vehículos blindados de la policía y los agentes que avisan a los vecinos de la ordenado† Desde el interior, los vecinos intentan ponerse en contacto con los cientos de personas que han cruzado el espacio en las redes sociales: «¡Vengan a via della Caffarella 13, nos están apagando!». La noticia avanza rápidamente y mientras camionetas policiales bloquean la entrada al parque, cientos de personas suben a un escenario supervisión espontánea en el cruce entre via della Caffarella y la antigua Via Appia. Pero, ¿por qué esta atención a este espacio? ¿Qué representa esta profesión?

Berta Cáceres nació el 6 de marzo, cuando un grupo de activistas decidió ocupar una villa propiedad de la región de Lazio. Construida en la década de 1950, la villa se convertiría en la sede del Parque Regional Appia Antica y del Cuerpo Forestal y de Defensa Civil. No utilizado y abandonado durante muchos años, en 2016 la región de Lazio decidió venderlo a la empresa en la que estaba invertido, junto con el Ministerio de Economía, Invimitar, para venderlo en subasta por 3 millones de euros. Simbólicamente, esta villa representa el «trait d’union» de las administraciones políticas que se han sucedido en los últimos años: la voluntad de vender los bienes públicos privados sustrayendo los recursos comunitarios y los bienes comunes. Pero eso no es todo: la villa, que cuenta con dos casas de madera y una gran zona verde en su interior, se centra en cuestión ecológica en una era en la que la emergencia climática es cada vez más central en las nuevas agendas políticas. De hecho, una parte importante del colectivo proviene de la experiencia de Campamento climáticouna red de realidades territoriales ecológicas que se reunió en Roma en octubre de 2021.

Por eso, un grupo de activistas decidió ocupar este espacio en el corazón de Caffarella: crear un espacio para divertido que pone las luchas ecológicas en el centro del debate político transfeminista† El espacio lleva el nombre de Berta Cáceres, asesinada el 3 de marzo de 2016 por unos sicarios de una multinacional española que querían construir represas hidroeléctricas en el río Gualcarque en Honduras. Desde el primer día de ocupación, el Laboratorio Ecológico Autogestionado intenta dar vida a un espacio que a primera vista se presenta de cierta manera dramático: moho flotando entre las paredes, cables eléctricos desconectados, techos volados. En definitiva, un paseo por las estancias de la casa revela los enormes daños que ha causado el cierre en los últimos años. Se ha reformado el espacio, se ha construido una cocina y se han hecho accesibles el resto de estancias. seguirse unos a otros Ensambles, talleres de cuidado, cineforum, encuentros con agricultores y mercados artesanales. La Berta se convierte en un espacio de encuentro social, un referente de la ciudad, un lugar para tejer relaciones. Y a partir de aquí comienza otra historia, que De Andrè definiría como una «historia equivocada».

¿Cómo se llega a la evacuación? La primera inquietud surge el 19 de marzo y proviene del mundo de la comunicación: un artículo de Mensajero con un título revelador, «Abusi alla Caffarella», pide una evacuación inmediata del edificio, subrayando cómo en el interior había «rostros familiares» de otra ocupación. Al mismo tiempo, el periodista se queja de la lentitud de la máquina para legalidad: El artículo dice que a pesar de los cargos contra Invimit y la discusión dentro del comité de orden y seguridad (en la prefectura), el desalojo avanza lentamente. La segunda señal de alarma es política y está enclavada en los partidos del ayuntamiento: en primer lugar, la lista de agenda pidiendo el desalojo del edificio, afirmando que esta ocupación impide a los ciudadanos utilizar el espacio público. Y a medida que los residentes reciben la noticia del deseo de la región de Lazio de sentarse con los activistas para abordar los problemas apremiantes del edificio, las piezas del mosaico se deshacen lentamente y el desalojo se lleva a cabo el 24 de marzo.

De un solo golpe se niegan las virtudes de esta experiencia que, al devolver un bien común a la ciudad durante unas semanas, revela la existencia de una zona verde cerrada al público y sin uso. Pero quedan los Fotos de la lucha y de lo que nos ha dejado esta ocupación. El rostro de los activistas, quienes, a pesar del desalojo, abandonan inmediatamente el edificio en sus bicicletas y gritan con mirada orgullosa: “Defender la patria no es un delito. Berta de Honduras nos enseñó eso”.

Alarico Orozco

"Gurú de las redes sociales sin disculpas. Lector general. Especialista en cultura pop incurable".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.