Un gran tiburón blanco en el puerto de La Coruña: un raro suceso que intriga a los científicos

Adrián y José María se encontraron con la mirada de un hombre alto y blanco. Y no lo olvidarán. No era cine como algunos les han acusado. Un gran tiburón blanco unos cinco metros ha sido avistado en Punta Langosteira, el puerto de La Coruña, al oeste de España, el pasado miércoles. Lo que algunos llamaron noticias falsas no eran noticias falsas, y los marineros que vieron a «la bestia» incluso proporcionaron varias fotos y videos para mostrar su buena fe, ya que la noticia parecía poco probable. El depredador marino rozó su bote por unos momentos antes de regresar rápidamente al abismo.

“No soy biólogo, ni discutiendo sobre la especie, pero soy el autor del video y de las fotos (…). Garantizo la fiabilidad de las fotos de mis compañeros. No es un montaje, a pesar de lo que digan los trolls y los sabelotodos’, aclaró uno de los altos espectadores blancos.

El tiburón desapareció rápidamente bajo el agua, pero su paso relámpago no pasó desapercibido. Las autoridades portuarias de La Coruña estuvieron de acuerdo y la prensa local hizo lo mismo rápidamente. Las autoridades también informaron al Comité para el Estudio de los Mamíferos Marinos (CEMMA) de este inesperado encuentro. No hay dudas sobre la especie del tiburón en cuestión, que fue rápidamente identificada, pero su presencia en la región y más aún en un puerto está cuestionando a la comunidad científica.

De hecho, el avistamiento de grandes tiburones blancos en aguas europeas del Atlántico nororiental es extremadamente raro, como lo confirma Nicolas Ziani. “Es extremadamente raro, no hay una población establecida de tiburones blancos. Son avistamientos muy incidentales, completamente inusuales para la especie”, apunta el responsable científico del Grupo Phocean para el Estudio de los Tiburones (Marsella).

“La zona no es de gran importancia para la especie”

De hecho, es excepcional si tenemos en cuenta los avistamientos de la especie en esta zona marítima. Los primeros «informes» datan del siglo XVI y la última captura, en Francia, especialmente en la zona del Golfo de Vizcaya, data de 1977, según el libro de Alessandro De Maddalena y Anne Lyse Révelart «El gran tiburón blanco en el mar francés». costas: observaciones y capturas” (2008) “En total, esto no representa ni una docena de presencia registrada… mientras que entre 1860 y 2016, 773 tiburones blancos avistados en el Mediterráneo† Parece que la zona no tiene gran importancia para la especie”, analiza nuestro especialista en tiburones.

Entonces, ¿de dónde vino esta bestia de más de 5 m de altura? Nadie puede dar una respuesta definitiva en este punto. Lo único cierto es que este ejemplar no es Nukumi, un monstruo marino que fue noticia hace unos meses al cruzar el océano Atlántico desde la costa norteamericana, donde se encuentra refugiada desde hace varios años una hermosa comunidad de «high whites». eso. † Esta última finalmente había regresado unas semanas después de su travesía en solitario.

El gran tiburón blanco suele evolucionar en aguas poco profundas, pero puede sumergirse a una profundidad de hasta 1200 pies. A menudo se encuentra cerca de costas arenosas o rocosas. Entonces, para Nicolás Ziani, hay que tener en cuenta varias hipótesis para explicar esta rarísima presencia en un puerto.

Primer elemento: el calentamiento global. “De hecho, puede influir en el comportamiento de los grandes tiburones blancos. Las presas habituales, el atún blanco, el bonito, migran cada vez más hacia los polos. Entonces, los hábitos de caza de estos depredadores se ven interrumpidos”, explica el científico.

¿Un gran tiburón blanco desorientado?

Este tiburón también podría estar «aturdido». La acidificación del océano debido al calentamiento afecta el comportamiento sensorial de los tiburones. “Sus órganos olfativos están siendo trastornados por el cambio climático, al igual que sus órganos electrosensibles, es decir, cualquier cosa que les permita navegar por las profundidades de los océanos de esta forma”, recuerda nuestro investigador.

Pero la hipótesis más probable es más prosaica. Este gran tiburón blanco simplemente busca alimento en un área marina bastante extensa, donde en los últimos años se ha observado la proliferación de especies como tortugas marinas u otros peces pelágicos, especialmente al gusto de los tiburones blancos. “El gran tiburón blanco se acerca a los puertos para buscar comida. Es oportunismo. Entre otras cosas, busca descartes de la pesca. Allí se está construyendo un microcosmos, un reservorio de tiburones”, agrega Nicolás Ziani.

Pero hay poco riesgo de ver una gran invasión blanca, al estilo de «Tiburón». “Este ejemplar está en una incursión, no hay agresividad de ningún tipo”, especifica este entusiasta de los tiburones. Por el contrario, el gran tiburón blanco es una especie en peligro de extinción, víctima de una pesca intensiva durante los últimos 50 años.

Alarico Orozco

"Gurú de las redes sociales sin disculpas. Lector general. Especialista en cultura pop incurable".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.