un punto de inflexión en la guerra

Su nombre es Giorgia Meloni y probablemente aún no hayas oído hablar de ella. Tras las elecciones parlamentarias del 25 de septiembre, podría convertirse en la primera mujer en dirigir un gobierno en Italia. Una revolución sin duda, pero que difícilmente puede atraer a la prensa extranjera, porque con ella va en aumento el ascenso de la extrema derecha en uno de los países fundadores de la Unión Europea.

‘Su nombre es Meloni. Como le gusta recordar, es mujer, es madre, es católica. Pero es sobre todo el hada buena de la vieja derecha, bajo un nuevo disfraz. Si gana, si Giorgia Meloni realmente se convierte en la primera mujer en ocupar la presidencia del Consejo italiano, es posible que no tengamos fascistas en el gobierno. Tal vez no. Pero tendríamos algo muy parecido a un Marine Le Pen en el Elíseo», escribir La República en el largo retrato del líder del partido Fratelli d’Italia que traducimos en la apertura del archivo de tapa esta semana.

Desde su (pobre) ascendencia hasta su (a menudo dudoso) séquito, el diario de izquierda sigue la ruta de viaje de una mujer que ahora se describe a sí misma como conservadora y atlantista, pero cuyo círculo íntimo sigue imbuido de una ideología claramente neofascista. «Si la derecha de Giorgia Meloni asume la responsabilidad, será a la sombra de un emblema todavía azotado por la llama, la misma que arde sobre la tumba de Benito Mussolini, explica el periódico. Porque como sucede con ciertos valores -Dios, la familia, la patria- la llama original de este pueblo nunca se apagará”.

Mientras que la extrema derecha de Suecia acaba de establecerse como la segunda fuerza política más grande del país, mientras que en Francia la Agrupación Nacional ahora tiene 89 delegados, la italiana Giorgia Meloni está en camino de lograr lo impensable. Y podría inspirar a otras bandas, como Vox en España… Suficiente para hacer temblar Europa. En ese espíritu, elegimos el título de la portada.

Llevábamos semanas planeando descifrar esta Italia al borde de la caída. Finalmente redujimos el archivo en vista de los últimos acontecimientos en Ucrania, que podrían marcar un punto de inflexión en la guerra, aunque las incertidumbres que rodean un conflicto militar hacen que sea difícil de adivinar, el sitio pone en perspectiva El confidencial.

Previene. La sorprendente contraofensiva del ejército ucraniano en el noreste del país sorprendió al ejército ruso al mismo tiempo que reveló sus debilidades. «Se ha ido la estatua de roca inquebrantable del ejército ruso», estima un experto militar con sede en Kiev en el sitio Ucrania Pravda. «La derrota en Kharkov envió una señal a todo el mundo: Ucrania puede ganar», quiere creer al experto. la revista británica El economista también hizo su portada, con el título: «Ve al final». Como un “La victoria de Ucrania aún no es segura, señala el semanario, se crea un camino».

¿Estamos realmente allí? Intentamos descifrar eso en este segundo archivo excepcional. Es cierto que Vladimir Putin parece estar cada vez más aislado, como escribe Ivan Krastev en el Tiempos financieros. Pero sería un error regocijarse: porque el gobernante del Kremlin se siente políticamente acorralado por la franja más radical del régimen. “La única opción que le queda a Putin si se niega a ordenar la movilización general” [réclamée par les ultras]¿Ucrania continúa sumergiéndose en la oscuridad? dice Iván Krastev. Por lo tanto, a corto plazo, la contraofensiva de Kiev debe terminar en una escalada”.

¿Qué es lo peor que temer? El avance ucraniano también reveló, a medida que se liberaban nuevas ciudades, la gravedad de los abusos cometidos por los militares rusos contra la población civil, como en Izium, donde Ucrania volvió a acusar a los militares de crímenes de guerra rusos. Declaraciones ampliamente condenadas por los occidentales que parecen más decididos que nunca, los estadounidenses al mando, a apoyar militarmente a Kiev.

Si hay un punto de inflexión, quizás sea también y sobre todo el de una mayor exacerbación del conflicto. En cualquier caso, este es el camino que parecen haber tomado los separatistas prorrusos cuando anunciaron que a partir del viernes 23 de septiembre se celebrarían referéndums sobre la anexión a Rusia en Donbass y Kherson. Una provocación potencialmente explosiva.

Alarico Orozco

"Gurú de las redes sociales sin disculpas. Lector general. Especialista en cultura pop incurable".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.