¿Debe dotarse a la naturaleza de personalidad jurídica para defenderse?

En agosto de 2021, Asamblea Popular del Ródano se reunieron para una primera sesión en Arles, un año después el grito del Ródano quienes exigieron el reconocimiento de una personalidad jurídica para el río. «Pronto nos dimos cuenta de que la concienciación no era suficiente»testifica Frédéric Pitaval, fundador deagua de identificaciónasociación iniciada por estos movimientos, que tiene como objetivo crear una reflexión global sobre la sostenibilidad del agua dulce.

“Si le damos a la naturaleza la oportunidad de defenderse, tendremos que pensar en las preguntas sobre ecología que se han barrido debajo de la alfombra. Por ejemplo, ¿es suficiente tener la neutralidad de CO2 como objetivo? Al legalizar el Ródano, podemos desempeñar nuestro papel como catalizadores y amplificar el cambio que exigimos”.

La Asamblea Popular del Ródano espera reunir a ciudadanos de toda la cuenca para que puedan participar en la vida de su río. Además, a partir de este verano España dar personalidad jurídica al Mar Menorlaguna salada muy sucia.

Sería el primero en dotar a un ecosistema europeo de derechos propios. Una singularidad que se establecería verticalmente, pues surge de:una iniciativa ciudadana legislativa firmado por más de 600.000 españoles-, lo que permite que el proyecto sea presentado al Congreso de los Diputados.

Las asociaciones, «ojos
y oídos de la zona»

La naturaleza ahora es bastante impotente para garantizar su defensa, dice Marine Calmet, abogada ambiental. Ellos listas. ¿El jurado? «Ya bajo el agua» y, un problema adicional, muchas veces no intervienen hasta que el daño ya está hecho. Mientras tanto, el Estado, que se supone debe garantizar la integridad del territorio, «estándar»mientras que las prefecturas quedarían reducidas a «cámaras de registro que no siempre tienen capacidad para realizar controles». ¿Los servicios de policía? “Están mal preparados para estos crímenes ambientales”.

¿Quién puede venir y representar la naturaleza? “Las asociaciones, porque tienen un rol de vigilancia. Son los ojos y los oídos de nuestro territorio en actividades ilegales y, por lo tanto, se deben establecer nuevas reglas para estos guardianes.dice Marina Calmet. Cada vez más asociaciones se enfrentan al Estado para frenar grandes proyectos contaminantes.”

La Asamblea del Ródano quisiera tener nuevos instrumentos para proteger el río. “No tenemos la oportunidad de responder sin probar el daño. No siempre tenemos los medios para prohibir el daño antes de que se convierta en realidad. De personalidad legal¿podríamos invertir la carga de la prueba?”explica Frédéric Pitaval.

Si algunos consideran que las asociaciones son las estructuras ideales para proteger la naturaleza, también es posible extender este papel a los ciudadanos. “Toda persona, comunidad, pueblo o nacionalidad puede exigir del gobierno el respeto a los derechos de la naturaleza”así especifica Artículo 71 de la Constitución ecuatoriana. Fue aprobado en 2008 y otorga derechos específicos a la naturaleza y, a menudo, los activistas lo presentan como un ejemplo a seguir en el campo de los derechos ambientales.

“En Francia, la carta ambiental establece que todos tenemos el deber de actuar por el medio ambiente, por lo que tendría sentido poder hacerlo sin pasar por una asociación”, en abundancia Marine Calmet. El abogado agrega que esto debe ir acompañado de educación y conocimiento del derecho ambiental, para que los ciudadanos puedan apoderarse de estos instrumentos, que a veces les resultan demasiado complicados.

¿Un instrumento legal innovador?

La idea puede haber ganado terreno en los círculos conservacionistas, pero parece estar lejos de convertirse en realidad en Francia. Hay muchos obstáculos para la introducción de nuevos conceptos legales en el derecho ambiental. La introducción del delito de ecocidio en la legislación francesa es un ejemplo de ello. Si la convención ciudadana sobre el clima recomendó la creación de este delitoaprobó la ley finalmente optó por un crimenreduciendo el rango de medición.

Dar a los ríos y bosques una personalidad jurídica también es recibido con cierta renuencia. Julien Bétaille, profesor de derecho público en la Universidad de Toulouse-I-Capitole, se muestra escéptico sobre la utilidad de este nuevo instrumento legal. Reconoce su viabilidad, pero cree que no rendirá mucho.

«Cuando se desarrolla la idea» en la década de 1970 por el abogado Christopher Stoneel objetivo es poder defender los intereses de la naturaleza en los tribunalesél pide. El derecho ambiental ha evolucionado desde entonces y en Francia las asociaciones tienen fácil acceso a la justicia. Así que el problema que debería resolver la personalidad jurídica ya está resuelto.

Para el abogado Julien Bétaille,
el reconocimiento de daño ecológico por parte de los jueces del caso Erika es suficiente para resolver el problema.


Según Julien Bétaille, si tal medida tuviera como objetivo reparar el daño a la naturaleza, aquí también, la ley francesa no está desnuda. Reconocimiento de daños ecológicos por parte de los jueces durante el caso Erika suficiente para resolver el problema.

Más en general, el abogado subraya que el problema es principalmente político y sospecha que ciertos activistas quieren evitar un debate democrático que no estarían seguros de ganar. “Ecuador, India, Nueva Zelanda… Estos países pueden tener buenas razones para desarrollar esta medida, pero convertirla de manera simplista a Estados Unidos o a ciertos países europeos se podría resumir en abrir puertas”el decide.

«Sabemos cómo hacerlo»

Sin embargo, muchas asociaciones de protección de los animales y del medio ambiente abogan por la creación de una personalidad jurídica para la naturaleza en Francia. Nuestra preocupación por todos, uno de los actores de la sociedad civil que lideró la campaña «Acuerdo del siglo», demandando al estado por inacción en la lucha contra el calentamiento global, ha hecho de este uno de sus objetivos. Su implementación sería tanto más fácil, según Marine Calvet, cuanto que la ley ya cuenta con instrumentos bastante similares.

«Sabemos cómo hacerloasegura el abogado. Por ejemplo, un juez que conozca de un caso de quiebra puede designar un administrador ad hoc para restaurar la salud económica. De manera similar, uno puede imaginar que una estructura puede llamarse el guardián de un ecosistema para evitar su destrucción.

A esta cuestión jurídica, Marine Calmet añade una importante cuestión política: el fin de la impunidad de los actores económicos que humillan a la naturaleza y revierten el peso de la culpa. “Se toleran muchas actividades contaminantes y se pide a los ciudadanos que se lleven la bicicleta o cierren el grifo cuando se lavan los dientes.ella nota. Estas prohibiciones pesan sobre los ciudadanos, mientras que las empresas tienen un cheque en blanco. Necesitamos más sinceridad intelectual: hoy la ley simplemente no está a la altura”.

Alarico Orozco

"Gurú de las redes sociales sin disculpas. Lector general. Especialista en cultura pop incurable".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.