Durante sus visitas a Marruecos y Argelia, Blinken se apega al guión, con mensajes públicos calculados.

El gobierno marroquí se jacta del apoyo de EE.UU. al plan de autonomía del Sáhara Occidental

París, 31 de marzo (Cinktank.com) –

El secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, recorrió esta semana Marruecos y Argelia reivindicando, sin desviarse del escenario político, la alianza con los dos países del norte de África, sin precisar en ocasiones hasta qué punto siguen vigentes las doctrinas del expresidente Donald Trump.

Un tuit de Trump de diciembre de 2020 ha reformado la política estadounidense en el Magreb. Anuncia la firma de un decreto destinado a reconocer «la soberanía marroquí sobre el Sáhara, como parte de una serie de gestos que incluye también la normalización de las relaciones entre Marruecos e Israel».

La llegada de Joe Biden a la Casa Blanca no revirtió este reconocimiento, que se mantiene vigente de facto. En una conferencia de prensa en Argelia, Blinken incluso evitó explícitamente responder una pregunta sobre la aprobación del gobierno actual de la soberanía marroquí en la antigua colonia española.

Tampoco especificó qué pasará con el consulado que Trump había prometido abrir en Dakhla, hasta el punto de que durante su escala en Marruecos se contentó con celebrar la construcción de un nuevo edificio consular en Casablanca, que debería estar terminado en 2024. .

El ministro de Exteriores marroquí, Nasser Burita, también esquivó una pregunta directa sobre el supuesto consulado en Dakhla durante una actuación con Blinken, limitándose a destacar el apoyo de Washington al Plan de Autonomía del Sáhara Occidental presentado en 2007.

El apoyo de EE.UU. a este plan es «firme y estable», en palabras de Burita, quien ha brindado este apoyo a todos los gobiernos de EE.UU. “La autonomía bajo soberanía marroquí es la única solución apoyada por Estados Unidos y otros países”, dijo, refiriéndose a un grupo en el que también está España.

Según Blinken, la iniciativa marroquí es «seria, creíble y realista», una hoja de ruta «posible» para resolver la disputa en curso, según expresó en presencia de Burita, adhiriéndose a los adjetivos que suele utilizar Washington.

APOYO A LA MEDIACIÓN DE LA ONU

Las alusiones al plan marroquí, en cambio, desaparecieron durante la escala del diplomático estadounidense en Argelia. Blinken buscó defender el apoyo de su gobierno a la mediación de la ONU y más particularmente a su enviado especial, Staffan de Mistura.

Cuenta con esta mediación «para promover un futuro pacífico y próspero» para los saharauis, como dijo durante una actuación en la embajada estadounidense en Argel, en la que negó que su oposición a la invasión rusa de Ucrania pueda contradecir en modo alguno lo que mantiene en contextos como el Sáhara Occidental o Palestina.

En su intervención, Blinken también descartó alusiones directas a la crisis diplomática entre Marruecos y Argelia, dos países vecinos que no mantienen relaciones desde agosto de 2021. Los dos países están en desacuerdo, particularmente debido a sus diferentes posturas sobre el Sáhara Occidental, donde Argelia apoya al Frente Polisario.

El secretario de Estado norteamericano se limitó a subrayar el papel de los dos países en materia de seguridad, reconociendo su «preocupación» por la estabilidad de la región, sin precisar si las malas relaciones podrían entorpecer de algún modo la paz que pide Washington. por.

Antes de Blinken, su «número dos», Wendy Sherman, ya había visitado Marruecos y Argelia en el marco de una gira que realizó a principios de este mes e incluyó escala en España. Entre los dos viajes, España dio un giro político al reconocer la validez del plan de autonomía de Marruecos para el Sáhara Occidental, pero la causa española tampoco fue apreciada por Estados Unidos.

Burita reiteró que este era un punto de inflexión, un «nuevo capítulo» en las relaciones Rabat-Madrid, que podría allanar el camino para otros gobiernos. Antes de Blinken, el jefe de la diplomacia marroquí incluso instó a otros gobiernos, principalmente europeos, a salir de su «zona de confort» y seguir el ejemplo de España.

Las autoridades argelinas, por su parte, han guardado silencio esta semana, aunque la carta del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al rey marroquí Mohamed VI incitó a Argel a llamar a consultas a su embajador en Madrid para expresar sus preocupaciones. †

Alarico Orozco

"Gurú de las redes sociales sin disculpas. Lector general. Especialista en cultura pop incurable".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.