El derechista bauscia ganó en las elecciones de Madrid (y Pablo Iglesias acabó políticamente)

Madrid se convierte en la tumba del fascismo(Madrid se convierte en la tumba del fascismo) es un viejo dicho de la izquierda. En cambio, Madrid fue la tumba de Pablo Iglesias. Muerto y enterrado, tras anotar un mísero 7,21% en el regional madrileño, que se disputó ayer. Es extraño partir del último partido en la tabla de posiciones sobre un resultado electoral. Pero ese es el beneficio de contar la política de tu país a quienes no viven allí. Puedes empezar con lo que realmente importa.

Pablo Iglesias es la prueba de que en esta época extraña en la que la historia sólo puede moverse a toda prisa, la velocidad de la ascensión sólo es superada por la fugacidad de la caída. Un proceso que se duplica para los fenómenos populistas.

El hombre que había cambiado la izquierda europea desde 2014, al frente de Podemos y su movimiento de indignadoHasta hace un mes era viceprimer ministro. Y anoche en cambio renunció con un breve discurso tras el golpe electoral. “Estoy deteniendo todos mis mensajes. Me voy de la política. No sé cuál será mi destino. Lo que ha sido ha sido. nos vemos por siemprePero hace cinco días, el tono era diferente: «Tenía más poder que Berlinguer», dijo en una confiada entrevista, como si hoy en España alguien supiera quién era Enrico Berlinguer.

Pero en lugar de aprender del compromiso histórico del PCI «maduro», Iglesias terminó políticamente tras una acelerada carrera al vacío. El vacío populista, por supuesto. El vacío populista poscomunista, para ser más precisos. Como buen movimiento originario, que no se declara de izquierda, sino que sale de “abajo” contra la élite, tiene la estrategia electoral de derecha… hace 100 años.

«La elección es: fascismo o democracia», decía en cada vídeo subido a las redes sociales (porque en realidad nunca ha estado en las plazas de Madrid). Ni siquiera participó en la habitual multitud de periodistas. Sólo concedió unas pocas entrevistas seleccionadas. Inmerso en su burbuja egoísta, tras perseguir a todos los rivales dentro del partido, pensó en relanzar Podemos con su sola presencia. Pero ahora Iglesias no solo es el hombre más odiado de España, sino también una kriptonita electoral. Y quizás hoy también comience el final de ese experimento llamado Podemos.

Aquí viene el lado derecho de los Bauscias
Ahora podemos hablar de quién ganó ayer. Las elecciones que tuvieron lugar en la región más rica de España cambiarán la política nacional. Sin ninguna duda. Y ya podemos hablar del nacimiento de una correcta castiza. Traducido: es como si un Bauscia derechista hubiera tomado el poder en Milán. Burgués, engreído, jactancioso, individualista un poco egocéntrico, con muchos chistes silvio-escos. La líder, escribe tu nombre, Isabel Díaz Ayuso, pronto será la líder de la derecha española.

Ayuso, como se le llama en España, no ganó. Ganó. El PP obtuvo 65 escaños (44% de los votos), más que los tres partidos de izquierda juntos (24 PSOE, 24 Más Madrid y 10 Podemos). «La libertad ha vencido en Madrid y comienza un nuevo capítulo en la historia de España», dijo ayer. La libertad sería su natural. Le gusta hablar de un derecho «sin complejos». Ahora es un eufemismo global decir «muy bien». Y eso no descarta la idea de dejar entrar en el Gobierno a la extrema derecha (Vox, 13 escaños), algo que todavía no ha sucedido en ninguna región española. Aunque con estos resultados ni siquiera los necesitaría. Con 64 de los 136 escaños, tendría mayoría simple con la abstención de Vox. ¿Estamos ante un nuevo periodo político español, que devolverá al gobierno la derecha del Partido Popular? Esta es la verdadera pregunta que surge espontáneamente tras las elecciones en Madrid.

Son muchos los intentos que se han hecho en España para describir el fenómeno político de Ayuso. Sino porque los españoles nunca han conocido a Silvio Berlusconi. Ayuso es la versión perfecta del Silvio de los 80. O quizás del Nicolas Sarkozy de la campaña presidencial francesa de 2007. También copió su lema electoral: «Comunismo o libertad», incluida su afición a las bromas. Cuanto más la insulta la izquierda, más crece electoralmente. Y ciertamente tiene un por amor por el populismo. Ayuso, para entender, es la antítesis de Draghi.

El voto de Ayuso como presidenta de la región (aunque quedó segunda, logró gobernar con los votos de los centristas de Ciudadanos, desaparecidos en estas elecciones, y la ultraderecha de Vox) es un triple cero. La máxima incompetencia. No hay leyes en dos años. Económicamente cero. Sin ayuda inmediata durante la pandemia. Como la derecha en estos nuevos tiempos, le gusta más la discusión que la gestión. Más guerras culturales que presupuestos corporativos. Más chismes que pragmatismo. Entonces, ¿cómo se las arregló para ganar?

Ella se opuso a la Aislamiento a través de Pedro Sánchez, pudo entender la necesidad de optimismo y el deseo de salir del pueblo y masacrar a todos los demás candidatos en las elecciones. Decidió abrir bares y restaurantes (más que una tradición en Madrid, la ciudad) fiesta y de Acción), haciéndose pasar por una Juana de Arco anti-coronavirus. Y se puede decir que Ayuso casi se ha creado una identidad con ella de Madrid nunca ha existido antes. Eso habla de una manera un tanto chulesca de España. Sí, Baucía.

Nacen los verdes
La tercera conclusión que se puede sacar de estas elecciones es el nacimiento de un nuevo espacio político en la izquierda. Los socialistas de Pedro Sánchez quedaron segundos, pero perdieron 12 escaños (del 27% de los votos al 16,85%) y eso creará una crisis en el Gobierno socialista de Pedro Sánchez, ya muy debilitado tras una gestión un tanto dudosa de la pandemia. Las elecciones políticas ya están en marcha a finales de año. Yendo a la votación, será una oportunidad para entender si es el momento de los verdes en España.

La gran sorpresa electoral de Madrid fue Más Madrid. Una pequeña formación que alcanzó cerca del 17% (24 escaños) y superó a los socialistas (más de 614 mil votos frente a poco más de 610 mil del PSOE) con una historia muy original. Llevó al debate público temas hasta entonces ausentes, como la salud mental o la semana laboral de 32 horas. Y, sobre todo, lo hizo con voz suave, alejada tanto de las carreteras como de los contenidos populistas. Más Madrid hizo pensar brevemente a los votantes de izquierda que la política puede ser útil. Que sea hermoso. Que pueda ser de alguna utilidad. A ver si aguanta.

Su candidata, Mónica García, trabaja en un hospital público, lo que la ha ayudado a elevar su perfil en una campaña donde el manejo de la pandemia es omnipresente. Madre de tres hijos, durante la Aislamiento trabajó tanto en el hospital como en la asamblea regional, Mónica García habló mucho sobre economía sostenible y feminismo. Y mostró lo que la izquierda italiana aún no ha entendido: que el liderazgo de una mujer puede ser muy útil en estos tiempos.

Más Madrid ya existe a nivel nacional, con el nombre de Más País y sus tres adjuntos. Su líder, Iñigo Errrejón, fue subcampeón de Pablo Iglesias cuando éste formaba parte de Podemos. Él era el cerebro a la sombra de la formación del indignado, expulsado por su oposición a la gira poscomunista de Iglesias. Su venganza tuvo lugar ayer. Cosas pasadas de moda. Un trabajo limpio. Sin siquiera tener que aparecer.

Errejón quiere hacer de Más País una especie de verde alemán. Concretos, europeístas, nada populistas y que propongan soluciones de desarrollo económico pero con una visión muy moderna. ¿Tendrá éxito? Veremos. Ahora se han convertido en los enemigos más peligrosos de Podemos y los socialistas

Reyes Godino

"Gurú del café exasperantemente humilde. Practicante de viajes. Fanático de los zombis independiente. Solucionador de problemas certificado. Erudito de la comida. Estudiante".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.