la falta de conexión telefónica, otro infierno familiar…

En el punto álgido del bombardeo, Viktor Zaroubine cruzó Mariupol para avisar a sus familiares de su cambio de domicilio, por falta de red telefónica. Luego huyó cuando algunos se quedaron. Siete semanas después, todavía no sabe si siguen vivos, porque la comunicación con el mártir del pueblo es casi imposible.

“Me quedé en Mariupol hasta el 15 de marzo, dice este estudiante de medicina que ahora vive en el oeste de Ucrania. Me desconecté desde el 2 de marzo”, fecha que aparece en todas las entrevistas realizadas por AFP sobre el tema.

“En la ciudad, la gente se mudaba de un lugar peligroso a un lugar más seguro. Entonces, cuando me pasó a mí, fui con mis familiares, marqué mi nueva dirección en un papel, que dejé frente a su puerta o para un vecino. Así me comuniqué».

A pesar de las bombas. “Valió la pena correr estos riesgos para traer noticias”, respiró durante una entrevista telefónica.

En muy pocos lugares en Mariupol, los operadores ucranianos seguían trabajando, pero «muy mal», recuerda Viktor. El 14 de marzo milagrosamente logró hablar con un amigo, quien le indicó la ruta a seguir para llegar a la parte de Ucrania aún bajo el control de las tropas de Kiev.

Al día siguiente se va con sus padres y dos compañeros.

Desde entonces, «es casi imposible tener noticias de Mariupol», lamenta. No sabe nada de su madrina y amigos que permanecieron allí, mientras que las bombas rusas destruyeron casi toda la ciudad, según las autoridades ucranianas, matando al menos a 20.000 personas.

– Espera insoportable –

«He intentado llamarlos, enviarles mensajes de texto, enviarles mensajes a través de varias aplicaciones. También he intentado buscar voluntarios para saber de ellos», resume el estudiante de 22 años. Sin éxito.

«¿Quizás sus casas se quemaron? ¿Quizás ya no tienen teléfono?», espera. «Creo que todavía están vivos, a menos que me digan lo contrario».

Andriï, el hermano menor de Viktor, también vivió el horror en su pueblo. Debido a la falta de red telefónica, no pudo ser informado de la partida de su familia. Pero dos días después aún podía salir de Mariupol.

Sin embargo, su amigo Evgeny* optó por quedarse «con sus padres, en su casa llena de recuerdos». A veces, cuando su teléfono capta una antena ucraniana, le envía una noticia para decirle que «todo está bien», dice Andriï, que no quiere revelar el nombre real de Evgeny para no causarle problemas.

En dos ocasiones incluso pudo comunicarse con él a través de la aplicación Telegram, gracias a un chip Fenix, un operador telefónico en la región autónoma prorrusa de Donbass, escenario de un sangriento conflicto desde 2014, reavivado por la invasión rusa.

Pero la cobertura de Fenix ​​​​se deja en gran medida en Mariupol, según seis personas entrevistadas por AFP, muchas de las cuales también temen que sus conversaciones sean escuchadas por Moscú.

Y sobre todo, este operador no permite llamadas directas a Ucrania, o solo a través de aplicaciones de mensajería. Debido al fuerte cifrado, los números de la persona que llama son «irrastreables», bromea Andriï.

– Números extranjeros –

En el canal Telegram de una reunión nacional de Mariupol en Zaporijjia, 230 km al noroeste, AFP pudo ver una gran cantidad de llamadas que comenzaban con códigos extranjeros: Letonia, Portugal, Francia, España… provenientes de lo que él cree que son residentes de su ciudad

«Si tratamos de devolver la llamada a esos números, no podemos», se queja.

Anya*, que pide declarar bajo un seudónimo para evitar identificar a sus tíos, todavía en Mariupol, dice que ha recibido «muchas llamadas del extranjero que no han llegado» en las últimas semanas.

Gracias a una llamada telefónica finalmente concluyente, escuchó a su tío decir que estaban «vivos» pero que «no podían salir de la ciudad».

Valéri*, un sexagenario que partió en viaje de negocios a Kiev unos días antes de la invasión rusa, por la que también tuvo que declarar bajo una identidad falsa, recuerda que había esperado… 47 días interminables para su la voz de la esposa, se casó allí hace 45 años.

«Fue la experiencia más difícil de mi vida», respira. Problema: desde entonces había sido evacuada a Rusia. «Solo tengo un deseo: que termine la guerra para poder volver a verla».

Andriï teme lo peor para Evgeny. «La segunda vez que me llamó, recuerda, estaba haciendo cola para un centro de filtrado», esas estructuras en las que las tropas rusas y prorrusas intentan excavar, a través de interrogatorios, los residentes de Mariupol se mantuvieron leales a Ucrania, según a numerosos testimonios.

Desde entonces, el contacto se ha roto. Entonces, Andrii construye los peores escenarios, aunque dice que Evgeny «no tiene conexión» con las fuerzas ucranianas. «Tal vez lo consideren un saboteador. Tal vez lo tengan», reclutado a la fuerza en el ejército ruso.

Imelda Arevalo

"Fan incondicional de los zombis. Defensor incurable de Internet. Solucionador de problemas sutilmente encantador. Ninja independiente de Twitter".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.