La Unión Popular despliega alfombra roja para PS

Crédito de la foto: AFP

Luego de la EELV el 2 de mayo y luego del PCF el 3 de mayo, el PS hizo un acuerdo con el FI para integrar la nueva Unión Popular Ecológica y Social (NUPES). Si las circunscripciones se dividieran en proporción a los resultados presidenciales, la EELV obtendría 100 (4,6% en las elecciones presidenciales), el PCF obtendría 50 (2,28%) y el PS… ¡70 (para el 1,7% de los votos)!

El cambio es ahora?

Si Mélenchon formó el Partido de Izquierda, luego France Insoumise desde su salida del Partido Socialista en 2008, el objetivo declarado del líder de LFI era «reemplazar al PS» y subyugarlo, transformando así la orientación de izquierda de la «socialdemocracia alemana». asi que algunos operaciones «ya no votamos por PS» por Ruffin en 2016 y su juramento a la Sorbona (válido por 5 años sin garantía), a alianzas regionales (en el norte, con ciertos socialistas en el Gran Este), pasando por la «negativa final» de Mathilde Panot a hablar con los socialistas hace dos semanas, ¿quién ha cambiado?

Por el lado de Insoumis, llevamos unos días fingiendo sorpresa. La delegación socialista formada por Olivier Faure (excolaborador de Martine Aubry bajo el gobierno de Jospin y jefe de gabinete de Holanda cuando encabezaba el PS), Pierre Jouvet (el vallsista que apoyó a Anne Hidalgo, tras cambiar de opinión sobre Macron en 2017) ¡o Sébastien Vincini (vocero de Hidalgo) hubiera roto repentinamente con el holandés! De la misma manera que Holanda fue «el enemigo de las finanzas» en 2012, que se sorprende al escuchar a políticos profesionales como los ejecutivos del PS decir qué decir para conseguir escaños, cargos electos… y, por tanto, financiación, cuando su partido simplemente es amenazado con desaparecer del fondo de la elección presidencial del 1,7%?

La prensa de izquierda va aún más lejos en la credulidad. Así fantasea Edwy Plenel: “ [Mitterrand] también, si no principalmente, este dinamismo electoral, que finalmente triunfó en 1981, se ha anclado en la participación en las luchas y movimientos que formaron su base social, que suplantó sus propios hitos políticos y su propio pasado gubernamental. Así, el primer secretario socialista Olivier Faure, que ha permitido que el inventario de un partido que se ha descarriado durante demasiado tiempo en la gestión del poder estatal para dar la espalda a su base social, sólo es leal a su fundador, el PS de Épinay en 1971. eligiendo incorporarse a la dinámica unitaria. †

Además de darle a Olivier Faure un estatus histórico y político que no tiene, podemos regocijarnos en una filiación con Mitterrand, el artífice del punto de inflexión del rigor, el que ató las manos de «gente de izquierda» a la Quinta República. , siguió la política de Françafrique?

Pero es más bien un gran lavado de cara el que está en marcha con esta nueva versión de la unión de la izquierda del gobierno: hacer del PS (cuyo primer secretario dejó de ser contratado hace 4 años como muestra de ello) un aliado destacado, y de la Quinta República, odiado el día anterior, una posible vivienda para un primer ministro.

Izquierda plural 2, el retorno

El odio a Macron (también una rama del Partido Socialista) ha permitido que políticos de izquierda y derecha recuperen su imagen y hagan creer a la gente que antes las cosas iban mejor. Hoy, Hollande tiene el mismo papel. Eso pasa por un accidente, como si el PS no hubiera acomodado las responsabilidades de Delors, Rocard, DSK, Aubry, Jospin, Royal y tantos otros celosos servidores del capital.

Así que si el 3 de mayo los líderes de la izquierda institucional hablaron mucho del Frente Popular (sin mencionar las huelgas de masas), relativamente poca referencia se hace al programa común que llevó al poder a Mitterrand, oa la izquierda plural dirigida por Jospin. Este último gobierno es el que ostenta el récord de privatizaciones.

Sin embargo, en el método de las discusiones bilaterales con una fuerza dominante, el método está mucho más cerca de la era Jospin que de Léon Blum. Lo cual no está exento de contradicciones, porque si acuerdos con EELV y PCF son casi idénticos, el del PS introduce anomalías que están lejos de ser triviales.

Si los socialistas aceptan, al menos por ahora, la derogación de la ley El Khomry y los ataques a la ley laboral, siguen tirando del acuerdo en su dirección en el tema de las pensiones. La demanda de jubilación a los 60 años que soporta la IF (con 40 anualidades, que todavía es muy elevada) se está convirtiendo en un “derecho a la jubilación”. Si recordamos los debates técnicos impuestos por Macron y Philippe sobre la edad crucial y las sanciones, no hay nada tranquilizador en este pequeño cambio de léxico. De hecho, bien podría ser posible jubilarse a los 60 años, pero aún así debería ser a la tarifa completa. La «especial atención a carreras largas, discontinuas y trabajos difíciles» solo está ahí para dejar caer la píldora en la mejor tradición socialista: la propia ley El-Khomry se apoyaba en «tener en cuenta la pesadez» a la histórica más aceptación de los contratiempos. en derecho laboral. ¡Disipa la naturalidad de los jefes de campaña de Anne Hidalgo y la jubilación a los 62 años vuelve al galope!

En cuanto a la Unión Europea, el acuerdo pide una visión común para «acabar con el rumbo liberal y productivista de la Unión Europea y construir un nuevo proyecto al servicio de la escisión ecológica y solidaria». Hay dos métodos diferentes para esto: “Por nuestras historias hablamos de desobediencia para algunos, de desviación temporal para otros, pero luchamos por el mismo objetivo”. Sin embargo, si a Francia se le permite desviarse de las normas de la UE, por ejemplo en el campo de la represión (como durante el estado de emergencia de Hollande), la pregunta principal es qué les conviene a los empleadores franceses y europeos. Si la desobediencia de la FI parece igualmente condenada sin grandes pasos para poner de rodillas a los capitalistas, incluso desde su perspectiva, comprometerse con la perspectiva de una «derogación transitoria» de las leyes de la UE es una gran renuncia. Por no hablar de que sería más exacto hablar de ADN liberal que de un «curso», que sólo sería temporal. Los trabajadores griegos han experimentado esto, ante la perspectiva de una desobediencia incluso parcial, los Estados y los bancos (francés y alemán en primer lugar) estarán dispuestos a hacer cualquier cosa para hacer que aquellos que los desafíen.

Cada palabra, o la ausencia de una palabra, dice mucho, cuando comparas los diferentes textos de acordes que varían relativamente poco. Así que si en el acuerdo con el PCF la subida del SMIC de 100€ (actualmente está en 1302€) es inmediata, ni en el acuerdo con el PS ni con EELV se especifica. Del mismo modo, con los socialistas, la planificación prevista en los demás acuerdos se convierte en nada más que un proceso.

Finalmente, y mientras los barones del PS han situado sistemáticamente a la FI en el campo de la «izquierda islámica» y empiezan a dar portazos al partido, se marca un párrafo con el sello del Partido Socialista: «La defensa de la laicidad y universalista, la protección de la libertad de conciencia y de expresión, la acción resuelta contra el racismo, el antisemitismo y toda forma de discriminación y la lucha contra el comunitarismo y la utilización política de las religiones”.

Estos términos son los de la ofensiva autoritaria e islamófoba de los últimos dos años, el pretexto de la ley separatista, de la intimidación de las mujeres con velo, términos casi practicados por los columnistas de Cnews y Europa 1. en su nombre que Darmanin quería prohibir. las secciones halal y kosher, en su nombre que gran parte de la clase política y mediática protesta contra la candidatura de Taha Bouhafs en Vénissieux.

Una precisión deseada por el PS, que no aparece en los demás acuerdos, y que no deja de ser importante por parte de un partido que libró la pérdida de la nacionalidad bajo el gobierno de Hollande. A más tardar hace dos días en Europa 1, Pierre Jouvet, quien puede no haber cambiado tanto si dijo claramente que «no se comprometió con la izquierda islámica». Un VRP de la República en marzo o los republicanos no lo podrían haber dicho mejor.

En esta nueva unión de la izquierda, que es un refugio seguro para los partidos de la izquierda liberal como el PS de Europa Ecologie les Verts, parece claro que La France Insoumise no tiene interés en marcar una diferencia demasiado grande a través del NPA para integrar . O sí, pero siempre que la NPA muerda el polvo. La voluntad de los negociadores de FI parece bastante clara: 5 distritos electorales en lugar de 13, y ciertamente no opinan, ya que ahora todo está doblado con las partes que tienen fondos y redes de clientes en los distritos electorales.

Mientras el PS está al borde del colapso, la mano tendida de la FI podría resultar útil. De la misma manera que la alianza de Podemos con el PSOE, con el que gobiernan conjuntamente el Estado español (sin que se vislumbre un gran cambio del orden capitalista), una dinámica de desintegración de la organización socialdemócrata en España, de la misma manera como en Grecia o España, el Partido Socialista, que todo el mundo dice que ha visto cambiarse en unos días, podría encontrar aire y dinero si no pierde sus 25 diputados, o incluso gana nuevos, el dinamismo de la NUPES.

Alarico Orozco

"Gurú de las redes sociales sin disculpas. Lector general. Especialista en cultura pop incurable".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.