Madrid anuncia un impuesto excepcional sobre la energía y los grupos financieros

El Gobierno de España anunció este martes un impuesto excepcional sobre los beneficios de los principales grupos energéticos y financieros para compensar las medidas de apoyo adoptadas en los últimos meses ante el aumento de la inflación.

«Este Gobierno no tolerará que las empresas aprovechen la crisis para enriquecerse», aseguró el presidente del Gobierno socialista, Pedro Sánchez, al explicar en la Cámara de Diputados una serie de medidas destinadas a impulsar el poder adquisitivo de los españoles, perjudicados por la subida de precios.

España «impondrá así un impuesto a los beneficios extraordinarios de las grandes empresas energéticas», lo que permitirá al Estado recuperar casi «dos mil millones de euros» anuales en 2023 y 2024, ha dicho el jefe de Gobierno.

La introducción de este impuesto excepcional, destinado a descongestionar las finanzas públicas españolas, que se habían visto minadas por la crisis económica, fue mencionada por el presidente del Gobierno a finales de junio. Sin embargo, este último aún no había precisado el monto ni la duración de la medida tributaria.

Además, Pedro Sánchez anunció un impuesto temporal a «grandes entidades financieras que han empezado a beneficiarse de la subida de tipos de interés». Este impuesto, que afectará a los bancos, «durará dos años y generará 1.500 millones de dólares al año», agregó.

Varios países europeos han anunciado impuestos extraordinarios sobre las ganancias corporativas en los últimos meses para aprovechar la inflación, especialmente los grupos energéticos, que registraron ganancias muy altas el año pasado.

Por lo tanto, el muy liberal Reino Unido ha introducido un impuesto temporal del 25% sobre las ganancias de los gigantes del petróleo para financiar la ayuda a los hogares más desfavorecidos. Italia, por su parte, ha decidido gravar con un 25% extra los beneficios de las grandes empresas del sector energético.

Madrid ha lanzado varios paquetes de medidas desde el pasado verano para frenar la inflación, que alcanzó el 10,2% anual en junio, el nivel más alto en 37 años. Estos incluyen apoyo para el combustible, una reducción del IVA sobre la electricidad y un aumento en las pensiones de vejez.

«Desde que los precios empezaron a subir (…) España ha movilizado 30.000 millones de euros» para apoyar a sus empresas y consumidores, «lo que equivale al 2,3% de su producto interior bruto (PIB)», recordó este martes Sánchez.

vab/mig/rhl

Martita Jiron

"Nerd de la televisión. Apasionado especialista en comida. Practicante de viajes. Gurú de la web. Adicto a los zombis. Fanático de la música sin disculpas".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.