Toussaint Louverture, la revuelta de los esclavos en la modernidad

Un hombre cuyo nombre es «Todos los Santos» y apodado «La apertura» (en francés «Toussaint Louverture») no puede evitar despertar la curiosidad, sobre todo si su historia personal lo ha convertido en una especie de «Espartaco» negro.

Nacido como esclavo en 1743 en una plantación de café cerca de Cap-Français, Haití, Toussaint era nieto de un noble africano de Dahomey, ahora Benin.

Su padre, encarcelado y esclavizado, había sido vendido al dueño de la plantación en Breda, un pueblo en la costa norte de la isla.

Aunque de pequeña estatura, fue valorado por su «maestro» por su inteligencia, rapidez de reflejos y confiabilidad, así como por su conocimiento del arte médico, enseñado en la familia como medicina herbolaria.

Se le permitió aprender a leer y escribir, se convirtió en «mayordomo» de la plantación y se casó con una mujer libre, con quien tuvo dos hijos.

En 1776 fue liberado de su condición servil y, habiéndose enriquecido, pudo alquilar una plantación de trece hectáreas, con una veintena de esclavos a su servicio.

Entre sus libros no faltaba la «Historia de las Dos Indias» de Abbot Raynal, en la que se leía: «A los negros no les falta más que un líder tan valiente como para arrastrarlos a la redención y la venganza. ¿Dónde estará este gran hombre, este nuevo Espartaco que no ¿Crasso se reunirá?”.

Ciertamente influenciado por tales ideas, Toussaint se involucró en la revuelta de esclavos negros que estalló en Bois-Caiman en la noche del 22 al 23 de agosto de 1791, encabezada por un santo vudú.

Ese día comenzó su carrera como líder del pueblo y «generalísimo» quien, habiéndose ganado los galones en el campo, se dice que lo ordenó héroe de la causa de los esclavos negros y artífice de su independencia de Haití.

De hecho, aprovechando el día de Todos los Santos con su pequeño ejército personal de unos tres mil hombres, se refugió en la parte oriental de la isla en 1793, con los españoles de Santo Domingo, con los que formó una alianza militar en un llave anti-francesa.

En pocos meses obtuvo numerosas victorias sobre sus antiguos compatriotas, lo que le valió el sobrenombre de «Louverture» por la facilidad con la que rompía las líneas enemigas.

En agosto de 1793 lanzó una proclama presentándose como un líder negro e invitando a sus «hermanos» a unirse a él para la redención de su raza y el establecimiento en Santo Domingo de un gobierno basado en los valores de libertad, fraternidad e igualdad. , para erradicar la mala planta de la esclavitud.

Su popularidad creció exponencialmente, de la mano de sus victorias en el campo, tanto que en febrero de 1794 la Convención abolió todas las formas de esclavitud en los territorios de la república, incluido Haití.

Al mismo tiempo, el general Laveaux, en nombre del gobierno revolucionario, trató de reconquistar a Toussaint para su causa, halagándolo con la oferta del grado de general de brigada, que nunca antes se había concedido a un hombre negro.

Venga y ríase, se convenció Toussaint, reincorporándose al ejército republicano y esta vez luchando contra sus antiguos aliados españoles y los ingleses, que desembarcaron en la isla para molestar a los franceses.

Dondequiera que iba, Toussaint emancipaba a los esclavos, reorganizaba las plantaciones e invitaba a los colonos a volver al trabajo y asegurar su protección.

Con gran «savoir faire» logró deshacerse de sus oponentes políticos (todos blancos) haciéndolos elegir uno por uno como diputados de la Asamblea Nacional, para enviarlos de regreso a la «Metropole» de acuerdo con el principio siempre válido de «promoveantur ut amoveantur».

En 1797, Toussaint dirigió un ejército de unos 50.000 hombres, primero expulsando a los ingleses de la isla y luego llamando al orden a algunos rebeldes, asesinados sin piedad con la pena de muerte de trece alborotadores, incluido su propio primo Moses.

En el apogeo de su parábola del ascenso, Toussaint también tomó posesión de la parte oriental de la isla en 1801, tras expulsar a los españoles, autoproclamándose «Gobernador General Vitalicio» de Santo Domingo con derecho a elegir a su sucesor. sin ningún vínculo de subordinación a la metrópoli francesa.

Sin embargo, no había tenido en cuenta al otro hombre fuerte que había surgido en la escena parisina, el primer cónsul Napoleón Bonaparte, quien ciertamente no podría haber apreciado un personaje tan superpoblado.

Cuando se recibió una carta, titulada «Del primer ministro de los negros a los primeros ministros de los blancos», Napoleón pensó que ya era suficiente.

En 1802, envió a la isla un ejército de 25.000 hombres fuertemente armados, comandados por su cuñado, el general Leclerc, que prevaleció fácilmente sobre Toussaint, que se rindió con la promesa de una retirada pacífica a su plantación.

Sin embargo, después de menos de un mes, fue arrestado y encadenado en Francia para ser internado con su ropa ligera, él que siempre había vivido una vida en temperaturas constantes de 28-30 grados, en la lúgubre y húmeda fortaleza de Joux, en el departamento Jura. , una de las más frías de todo el país.

Nueve meses de cautiverio le bastaron para contraer neumonía y morir a los 59 años.

Sin embargo, la chispa de independencia que encendió se había convertido en un fuego indomable, tanto que sus amigos y hermanos, incluso huérfanos de su «poeta», se rebelaron nuevamente, infligiendo una dura derrota a las tropas de Leclerc y así sucesivamente en Haití, la codiciada. independencia, proclamada el 1 de enero de 1804.

* da Facebook

– © Reproducción posible CON EL PERMISO EXPRESO de la EDITORIAL CONTRAPIANO

Última edición:

prensa

Reyes Godino

"Gurú del café exasperantemente humilde. Practicante de viajes. Fanático de los zombis independiente. Solucionador de problemas certificado. Erudito de la comida. Estudiante".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.